Próximos eventos.

FISTERRA 2.19

martes, 29 de noviembre de 2011

Regalo de Marruecos

Bueno pues que me he traido de Marruecos varias cositas, que si un camellito para el nene, que si un tamborcito para la nena, que si unos datiles , que si un nuevo bebé.... si amigos otro bebé, así que ya somos 5 en casa, a este ritmo voy a tener que cerrar por obras para ampliar el chiringuito.
Estamos barajando ya los primeros nombres si es chico: Mohamed Omhar Brahim Novato Jr.
Si es chica Fatima Duna Arenita, en fin... Como se suele decir lo que vinga que vinga be!!.

Se aceptan sugerencias.

PD. Si alguien necesita un cursillo avanzado de como se hacen los bebes que me llame.
Ale.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Septiembre.

Pues esto es lo que ha salido del material que saqué en las vacaciones, un video de apenas cuatro minutos.
Me lleve la Gopro con idea de practicar tomas con ella, con vistas al viaje de Marruecos y ver que tal resultado dan. La verdad es que es una pasada esta camara.

Bueno pues aqui os dejo el resultado, esta es mas o menos la idea que tengo en mente para el video de Marruecos de este año, 4-5 minutos de video como mucho, algo como esto...... pero con protagonistas diferentes, aqui la prota es mi hija :-)




Saludos desde la Ci.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Montenegro 2011

Hola komando echando un vistazo por motostrail me he encontrado con esta crónica y echando un vistazo se me caia la baba. No en serio podria ser una opción más no???


http://www.motostrail.com/vb2011/showthread.php?25825-Montenegro-2011


Saluda Novato, saluda jaja, te he arreglado el enlace para que acceda directo pinchando.

Saludos desde la Ci

martes, 22 de noviembre de 2011

Carving de Mountains.

Este video ya tiene un tiempo, (nos lo paso el Peric hace un tiempo) pero da igual. Lo cuelgo por aqui por que algunos habeis visto el ultimo de este chaval grabado en Cabo de Gata en Almeria, pero no habias visto este.
Este ultimo esta bien, pero creo que no lo superan, este tiene algo especial y encima la musica es genial.
Que lo disfruteis.

Carving the Mountains from Juan Rayos on Vimeo.



Saludos desde la Ci

lunes, 21 de noviembre de 2011

Problemas Server fotos.

Durante unas horas hemos tenido un problema con el alojamiento de las fotos en Fotobucket por haber superado los 10 GB mensuales de nuestra cuenta gratuita.

Ya esta solucionado, toca pagar, pero bueno la verdad es que el servicio de Photobucket durante todos estos años ha sido muy bueno.

Saludos desde la Ci

lunes, 14 de noviembre de 2011

Life Cycles

Uno de los mejores videos que he visto del mundo de la bicicleta. Disfrutadlo es una gozada.



Saludos desde la Ci

lunes, 7 de noviembre de 2011

Marruecos 2011.




1. EL VIAJE A ÍTACA

Cuando partas hacia Ítaca
pide que tu camino sea largo
y rico en aventuras y conocimiento

Que muchas mañanas de verano hayan en tu ruta
cuando con placer, con alegría
arribes a puertos nunca vistos.

Lleva a Ítaca siempre en tu pensamiento,
llegar a ella es tu destino.

No apresures el viaje,
mejor que dure muchos años
y viejo seas cuando a ella llegues,
rico con lo que has ganado en el camino
sin esperar que Ítaca te recompense.

A Ítaca debes el maravilloso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino
y ahora nada tiene para ofrecerte.

Si pobre la encuentras, Ítaca no te engañó.
Hoy que eres sabio, y en experiencias rico,
comprendes qué significan las Ítacas.


Ya se, ya se, se me fue la olla y me dio por la vena poética, que le vamos ha hacer. No es este un viaje de muchas jornadas ni lugares remotos, pero si de mucho preparar y organizar cosas, de hablar y soñar con el futuro viaje, ese pequeño "viaje a Ítaca" que hemos hecho durante varios meses antes ha sido parte importante de este viaje, aunque no aparezca en ninguna crónica.
Y tan importante casi como el mismo viaje ha sido, por que ese trayecto ha hecho que podamos disfrutar mas aun del tramo final, que no es mas que el viaje en si.

Las cosas se pueden dejar a la improvisación y de hecho por mucho que queramos controlarlo todo, siempre estará ahí la mano caprichosa para torcerlo todo y hacer que tus planes se vayan al traste. Pero prepararlas y vivirlas tiene sus cosas buenas y hace que comiences a disfrutar del viaje mucho antes de haberlo comenzado.
Esto creo que lo hemos vivido todos y cada uno del grupo, por mi parte en un grado aun mayor, han sido meses de Google Earth, Wikiloc y crónicas de lo mas variadas, de casi todas sacas algún dato interesante además de pasar un buen rato leyéndolas.

Uno de nosotros tuvo que pasar por uno de los peores tragos de su vida justo unos días antes de partir, apareció con lo puesto justo esa mañana, imagino que con una mezcla de sentimientos tremenda, pero allí estaba, nadie se lo iba a contar.

Para terminar, la cuestión es que disfrutamos del viaje, por si finalmente este no se diera o no fuera lo esperado, al final "Ítaca" no fue una isla pobre y desierta y nos recompenso con algunos de los mejores días de nuestras vidas.


2. ¡¡¡ POR FIN !!!



Tras la noche más larga en mucho tiempo, salió el sol por su sitio y uno por uno fuimos completando las rutinas finales hasta ir apareciendo por el aeropuerto de Alicante para coger el vuelo que nos llevaría a Marrakech.
Este año como el anterior, optamos por esta opción, Antonio de Oasisaventura, nos llevo las motos con todos los trastos en un furgón hasta Marrakech, el coste es razonable y los vuelos son tremendamente baratos, esto te permite levantarte por la mañana, ir incluso a trabajar unas horas, organizarte, coger el vuelo a mediodía, y estar montado en la moto ascendiendo el Tizi´n Test esa misma tarde.





Pero, bueno no adelantemos, antes de eso hubo que pasar por la frontera marroquí, que aunque no es la marítima, mucho mas "divertida", también hay que echarle un rato de paciencia.
Allí nos esperaba Antonio con las motos y todo nuestro equipaje. Llegamos a las 4 de la tarde, hora de península, y que mantendríamos todo el viaje, la hora local seria la solar, o sea dos horas menos, eso nos vino de perlas durante el viaje para echar mano de ella cuando la cosa se retrasaba, no hay nada como tener dos horas de colchón cuando llegabas a las 5 de la tarde a comer y pensabas, bueno en realidad son las 3, ¡tampoco es tan tarde!.





Una vez listos, foto y en marcha, nos despedimos de Antonio y es entonces cuando caemos en la cuenta de que estamos en el parking de pago del aeropuerto, y que solo hay un ticket que es el que ha cogido Antonio para la furgoneta, nos entra la risa.

Al final el sitio mas despejado que vemos para salir es la escalera peatonal justo enfrente de la salida de la terminal y por ahí nos tiramos las seis motos. Esto fue de todo, menos discreto.

El policía de la puerta se ajusta la gorra y se dispone a dirigirse hacia nosotros. Durante unos interminables segundos ves pasar la tarde en una comisaría dando explicaciones al burócrata de turno, pero en esos momentos alguien nos echó un capote y un coche oficial apareció a la puerta de la terminal, el policía hizo un quiebro y se dirigió a toda velocidad hacia el vehiculo con el saludo militar.
Mientras tanto seis guiris desesperados por perderse por alguna pista que pasaban por allí en ese momento, siguieron su camino de la manera mas natural posible dadas las circunstancias.

Gasolina, agua, pan y el te de rigor. Ya nada podía impedirnos que ahora sí, comenzara nuestro viaje.

Aunque aun tendríamos un susto al perdernos nada mas salir de la gasolinera. Los primeros 20 kilómetros serían por asfalto, en esos momentos te dedicas a ordenar pensamientos y a comenzar a asimilar que ya estas aquí, que lo que has estado planeando, soñando y esperando todo el año, ya ha llegado. Es difícil de explicar en palabras, pero esos primeros kilómetros en la tranquilidad del asfalto son realmente especiales.

De repente el track nos saca de la carretera y aquí es donde realmente comienza la guerra, comienzan los traqueteos, los baches, los comportamientos extraños de la moto, a la que todavía no te has hecho con tanto peso encima, comienzas a preocuparte por la polvareda que esta levantado el que te precede y que no te deja ver las trampas del camino, cruzamos las primeras aldeas con la gente a la vera del camino, algunos te miran con indiferencia otros te saludan con una sonrisa, y los niños... joer, ¡cuanto niño hay en Marruecos!, estos nunca están indiferentes, para bien o para mal jajaja.




Después de un par de horas comienzas a impregnarte del Marruecos que te espera en los próximos días, del Marruecos que has venido a buscar.

La pista termina, junto con el día que ya llega a su final, poco antes de Moulay Brahim, aquí cogemos la carretera del Tizi´n Test hacia Asni a apenas un par de kilómetros. A Asni llegamos ya de noche, así que decidimos parar a cenar en alguno de los bares con brasas que hay al lado de la carretera.

Curiosamente están todos viendo un partido de la selección española de fútbol, nos sentimos como en casa jeje.

Con la tripa llena seguimos ascendiendo el Tizi´n Test hacia Ljjouak donde tenemos previsto dejar la carretera de nuevo para coger una pista.
Pero unos kilómetros antes de Ljjouak en un cruce confuso, el Peric se da cuenta de que se le ha saltado el manguito de la refrigeración y que ha perdido todo el agua del circuito, paramos bajo una farola en una aldea e intentamos solucionar el problema rellenando de nuevo el circuito de refrigeración y apretando bien la brida de sujeción. Lo curioso es que este problema ya es recurrente en esta moto y el Peric se había preocupado de que la brida estuviera bien sujeta, pero aun así se soltó.

Mientras andamos trasteando en la KTM del Peric, el amigo Tallafocs observa algo extraño en su moto y es entonces cuando suena la pregunta "ieeeee ¿esto de aquí es normal?", uf mal rollo. A la otra KTM también se le ha soltado el manguito de la refrigeración y ha vaciado el circuito, pero con una "pequeña" diferencia respecto a lo ocurrido con la otra, y es que aquí nadie se había dado cuenta y la moto llevaba así algunos kilómetros, no sabemos cuantos.





El calentón del aceite ha hecho que la pequeña ventana de comprobación de nivel del lado derecho se funda y pierda aceite por ahí. De momento no hacemos mucho caso, rellenamos el circuito de refrigeración y seguimos ascendiendo por la oscura noche, la luna llena nos deja adivinar a duras penas el espectacular Valle del Ouriká que nos rodea.

Por fin llegamos a Ljjouak y cogemos la pista que nos llevará hasta el otro lado del Atlas.

De todos modos ya es tarde y la previsión era acampar aquí, unos pocos kilómetros después de coger esta pista, lo hacemos en las cercanías de la aldea de Tijricht a unos 1380 m, de altitud, a partir de aquí la pista comienza a ganar altura y por las noches puede hacer frío, así que allí nos quedamos.

Lo hacemos junto a unas construcciones, nada mas llegar salió un hombre que estaba de guarda allí, le explicamos nuestras intenciones, nos ayudó a buscar el mejor sitio para plantar las tiendas, y nos invitó a un te, estaba claro... estábamos en Marruecos.









3. ATLAS, ATLAS Y MAS ATLAS.




No es que sea un título muy sugerente, pero es lo que me viene a la mente de este día.

Noche tranquila, desayuno y recogida de trastos. Revisión de las Ktm´s y arreamos con serias dudas en una de ellas.




A apenas unos centenares de metros se confirman los peores presagios, el calentón de la noche anterior debió ser tal, que sigue perdiendo aceite por la ventana derecha de comprobación de nivel de aceite. Al pararnos y palpar un poco observamos que se hunde hacia dentro. Seguimos temiéndonos lo peor, el Tropi ( que se convertiría en el mecánico oficial de la ruta) se puso manos a la obra, un poco de poxipol, limpiamos bien la zona y hacemos lo único que parece viable en ese momento, tapar el ajugero con el poxipol.




Mientras tanto observamos otros medios de locomoción sin duda mas fiables para estos andurriales, que las "burras austriacas".




Si alguien hubiera hecho una encuesta sobre la fiabilidad de la reparación, nadie hubiera dado un duro por ella en ese momento, pero........., para asombro general aguantó hasta el final sin problema, ni las más mínima fuga de aceite.




Una vez todo resuelto comenzamos el ascenso por la pista rodeados de alcornoques y carrascas, más arriba también tejos, no se si milenarios pero desde luego centenarios a juzgar por sus retorcidos troncos.




La pista asciende hasta unos 2600 m de altitud, en un paisaje ya totalmente libre de vegetación, salvo algún árbol disperso.




Después volvería a descender, pero siempre nos mantendríamos en torno a unos 1600 metros en todo momento. Tuvimos mucha suerte con la meteo, cielos despejados y a esta altura una temperatura perfecta, con tiempo revuelto nos habríamos "divertido" bastante más.




Tras un descenso tomamos un corto tramo de la carretera que asciende hacia el Tizi´n Tichká paralela a un caudaloso río, al principio lo mirábamos con curiosidad, hasta que nos dimos cuenta que el track se salía de la carretera y se metía de lleno en el. Toca mojarse chavales.

Después de esto comenzamos a ascender de nuevo, pero esta vez la pista no pintaba muy bién, este tramo estaba abandonado al paso de vehículos y tuvimos algunas dificultades. Además a la Ktm del Peric le dió por dar algún problemilla con el manguito de la refrigeracion, para variar.

En la zona mas alta volvía a tener mejor pinta y seguimos con la tónica del día, muchas curvas..... llegas a aborrecerlas.



En total fueron unos 100 Km., la distancia puede parecer ridícula, pero la paliza que nos dimos fue tremenda, muchas piedras, y sobre todo un trazado muy sinuoso, curvas y mas curvas que impidieron que la velocidad media pasara de unos miserables 30Km/h.




Poco antes de llegar a Askaoun hicimos la buena obra del día dándole un poco de gasolina a este hombre que se había quedado tirado con su mobylette.




Llegar a Askaoun se convirtió en todo un triunfo. A partir de aquí quedaban unos 40 Km., pero ya de asfalto. La carretera desciende de manera brusca hacia las llanuras desérticas de Talliouine, la temperatura también comenzó a subir de manera evidente, y para darle un poco de emoción la Katy del Peric se quedo sin gasolina, teniendo que echar mano de la nave nodriza, en este caso la Yamaha del Tropi, una WR450 con deposito a lo bestia.




Talliouine nos esperaba con su espectacular Kasbah, y un buen sitio donde comer, llegamos pasadas las 5 de la tarde, cansados y con hambre. Después de comer tiramos para la gasolinera para repostar, y de paso cargar los 5 litros de agua pertinentes por barba y algo de pan para la cena y el desayuno.




Salimos de Talliouine por carretera, con el sol muy bajo en el horizonte, después de unos 20 Km. de asfalto, cogimos una pista muy rápida, que se fue convirtiendo en un pedregal a medida que comenzaba a descender un poco. Además nos cazó la noche, así que optamos por buscar sitio para acampar unos pocos kilómetros antes de la aldea de Timdrart.

El día fue un pequeño desastre contando con que la idea era haber comido en el Oasis de Aguinane, hacia donde nos dirigíamos y en cambio no conseguimos ni llegar a dormir allí. Tú propones y Marruecos dispone.

Pero para eso están los planes para no cumplirlos, el día había sido espectacular, aunque cansado, y la noche estrellada que nos esperaba también lo sería.






4.PAISAJES EN LA RETINA.




Fue un día de gratas sorpresas, de vistas impresionantes que te quedan grabadas en la retina por mucho tiempo.

La llegada al oasis de Aguinane, los Llanos de Issil en todo su esplendor tras la última curva de un terrorífico ascenso o la increíble sensación de enormidad del Iriki y las dunas del Chegaga.

El día comenzó con su rutina habitual, aunque hoy después del retraso del día anterior nos tomamos un poco más en serio el tema para salir lo antes posible, así que a las 7 de la mañana y con una oscuridad total el campamento se convirtió en un hervidero de gente pululando por todas partes con sus frontales.




La primera sorpresa del día no tardaría en llegar, tras un corto recorrido de pistas pedregosas, unos pocos kilómetros después de la aldea de Timdrart, de repente y sin solución de continuidad, la pista comienza a descender por un cortado de los que acojonan en un zig zag vertiginoso, debajo a lo lejos ves el Oasis de Aguinane con sus frondosas palmeras y el pequeño pueblo en su centro, hundido en mitad de la llanura árida y pedregosa. Pocas veces se puede entender tan bien el termino "oasis" como al ver esto.




En pocos minutos te metes de lleno en el palmeral, lleno de vida, de sombras acogedoras, de agua......




Tras dejar atrás Timzourine poco a poco se va perdiendo la vegetación y el barranco se convierte en un erial de piedras durante muchos kilómetros en dirección sur.

Hasta un punto en el que el track nos devuelve de nuevo hacia el noreste, para buscar una pista que ascienda a los Llanos de Issil. Este tramo lo encontramos en pésimas condiciones, y con aspecto de no tener ningún tipo de trafico de vehículos, de hecho encontramos un par de pasos impracticables hasta para un buen todo terreno, estrechos y con unas piedras enormes.

El calor aprieta y comienza el ascenso por una pista pedregosa y poco agradecida. Durante el ascenso además de estar atento a no caerte por el precipicio y las piedras del camino, no podemos evitar pensar en los manguitos de las dos KTM´s que andan soltándose con los calentones. Además de tener nuestras dudas del estado de la Katy de Tallafocs después del calentón de la primera noche y del arreglo posterior, al que tan poca fe teníamos.




Todo este estado en general, supongo que consigue que las sensaciones cuando llegas arriba sean aun mas intensas. La llegada, sobre todo por inesperada, es espectacular, cuando asciendes una montaña esperas encontrar una cima, un puerto de montaña y el consiguiente descenso. aquí en cambio tras la ultima curva al iniciar el corto descenso lo que ves es una altiplanicie inmensa (1500m de altitud) con dos curiosos promontorios en el centro, el aspecto es como el de un enorme cráter volcánico.




Fue uno de los momentos mágicos del viaje, de los que por fortuna tuvimos muchos.

Por muy mágico que resultara el sitio, había que seguir. Bajamos a la planicie y la cruzamos a toda velocidad con ganas de dar gas después de la apestosa subida. Nos preocupaba el estado del descenso al que nos dirigimos tras cruzarla en dirección este.




Nos encontramos con una pista en buen estado en general y sin demasiados problemas, de hecho, poco después de la aldea de Amtazguine se convertiría en una enorme pista que imagino asfaltarán algún día.




Unos kilómetros después en Agern, la Ktm del Peric rompió la cadena, ya adelanto que esta sería la primera de las tres veces que la partiría.

El parar junto a un pueblo tiene su punto.

A los pocos minutos comenzamos a reunir a un concurrido grupo de niños y niñas que salían de la escuela, lo segundo fué que a dos incautos se les ocurrió sacar unas chocolatinas, pero claro no teníamos para todos. El resto si ya habéis estado por Marruecos os lo podéis imaginar.




En mitad del bullicio, el Tropi y el Peric seguían a lo suyo intentando reparar la cadena, que finalmente se dejo apañar y nos dejo seguir la marcha.




Seguimos en dirección sur hacia Foum Zguid por la pista que finalmente dejamos y comenzamos a disfrutar caminos rectos y facilones de los que invitan a dar gas, al menos a mi me dio por ahí jeje.








Tras un buén rato de disfrute llegamos a la carretera de ahí a El Mhamid y de ahí a Foum Zguid, justo a la salida del desfiladero que da entrada literalmente al desierto puro y duro.




En Foum Zguid repostamos de gasolina y nos vamos a la plaza del pueblo donde ya estuvimos el año pasado, soñando con una cerveza fría y un buen plato de patatas fritas. Rachid, el dueño del garito, se las ha apañado para tener cerveza sin ser un hotel e imagino que sin pagar las tasas correspondientes, eso sí, el policía de turno se estaba poniendo las botas en la mesa de al lado.




El día esta saliendo redondo, hemos recuperado mucho del tiempo perdido y volvemos a estar más o menos "on time" casi sin proponérnoslo.




Salimos del Foum Zguid hacia el atardecer, nos esperan los vastos espacios del Iriki y el Chegaga, aun más mágicos si cabe con el sol poniéndose en el horizonte.



Hay momentos en que se hace interminable, se agradece entonces alguna parada a estirar las piernas y charlar un rato.




El paisaje comienza a tomar unas tonalidades doradas, antes de comenzar a oscurecer.







Otras cosas no tan idílicas comienzan también a aparecer, a esta creo que la llaman fes fes, y es de lo mas divertida, sobre todo si te caes, por que hasta unos minutos después nadie te puede localizar en la nube de polvo que se organiza.







Ocaso en el Iriki.




Y por fin comenzamos a encontrar las primeras dunas del Chegaga.




A las primeras "empanzadas" por falta de experiencia decidimos que hay que disfrutar del lugar y acampar todavía con luz, así que por hoy damos el día por terminado.




Después de cenar y ya de noche, nos dedicamos ha hacer el chorra con la cámara de fotos, aprovechando que hay luna llena, solo pondremos una foto para no aburrir, el resto pues ya se puede uno imaginar, calvos y esas cosas jajaja.




Una de las cosas que acojonan en la tranquilidad de la noche en mitad del Chegaga, es el silencio, difícil de explicar pero acojona.





5.TABARKAT




Amanecer entre las dunas tiene su punto, no cuento historias, probadlo si podéis algún día. Si hay suerte y no hay neblina el sol sale redondo como un pan y además se deja ver sin quemarte la vista, un espectáculo.

Por lo demás tampoco es para volverse loco, arena por todas partes, arena en el casco, arena en los gallumbos, arena en la tienda, arena en el pan tostado del desayuno, arena, mucha arena en las botas... jajaja.

La sensación en algunos momentos a medida que va cambiando la luz es un tanto irreal, puede gustar más o menos pero desde luego no deja indiferente.




Tras el copioso desayuno a base de pan tostado, café y te, salimos con ánimos, un pelín acojonados con tanta duna y con un nuevo día por delante.

El track, nos lo saltamos y decidimos tirar por donde nos parece, las dunas enseguida te ponen en tu sitio, un par de enganches y te bajan un poco los ánimos, para a continuación comenzar a pensar un poco con la cabeza.

Finalmente optamos por buscar el track, pero la cosa no mejora mucho, el track es un mar de roderas de todo terrenos, digamos que muy acogedor no resulto ser y finalmente optamos por ir rodando paralelos a la zona de rodadas, jugueteando con las pequeñas dunas y la vegetación.

Tras algún incidente que otro, vamos haciendo camino y cogiéndole el gustillo al tema.




Hacemos una parada en una zona de jaimas junto a unas dunas de considerable tamaño, nos invitan a un te, aunque le damos algo, entendiendo que el tío se gana la vida con el turismo y regresamos a la ruta.




Ahora en dirección noreste hacia el Oasis Sagrado, para una vez allí tomar ya la pista de Mhamid, muy rápida al principio y que poco a poco comienza a complicarse a la llegada a Mhamid.




Tenía leído algo sobre esta zona de dunas a la salida de Mhamid, comentaban sobre todo que era un poco complicado, al final la complicación como siempre son las puñeteras roderas de los cientos de todo terrenos que pasan por aquí. Otro de los peligros que nos encontramos fue precisamente ese, una horda de todo terrenos en sentido contrario, la mayoría tenían el suficiente sentido común como para respetarte, pero como en todos sitios, había unos cuantos, entre ellos unos buggies debieron pensar que estaban en el Dakar y nosotros éramos su público.

Al final llegamos a Mhamid, nos habían hablado de un hotel de unos catalanes donde tomarnos unas cervezas, el Tabarkat, así que pensamos que después de cuatro días de polvo, sudor, arena y sin una miserable ducha, nos merecíamos un descanso.

La idea inicial fue de tomarnos esas cervezas, comer allí, darnos un baño y seguir.




Al final la cosa se fue "complicando", y de que manera.

El merecido baño en la piscina del Tabarkat.




Elisabeth y Josep nos recibieron y nos trataron literalmente como si fuéramos de la familia, así que una cosa trajo a la otra y acabamos tomando la decisión de quedarnos a pasar la noche.

Sobre todo teniendo en cuenta que la hora de salir se atraso mucho mas de lo aconsejable y que además a esas alturas estábamos en un estado digamos que "no muy apropiado" para andar en moto, aunque sea por Marruecos.

Nos comimos un cordero, al que degollaron delante de nuestras narices, bueno de todas no, el Peric salio por patas cuando se vio venir el espectáculo. Y dormimos en una cama blandita.

Fue un buen día.



6. MOHAMED "EL GORDITO"




Llevo dos años trazando la ruta sin pasar por Zagora, pero el destino se encarga de hacerme la contraria una y otra vez. Este año pensamos que lo conseguíamos.

Salimos del Tabarkat, después de despedirnos de Elisabeth y de Josep, y de hacernos la foto de rigor.




El destino siguiente seria la gasolinera de Tagounite, donde tocaba repostar hasta los topes ya que la etapa que teníamos por delante seria larga hasta llegar a Erfoud. En la gasolinera conocemos a dos Ceutíes con una XR650 como la del Novato y una Ktm creo recordar, van ligeros de equipaje con otra filosofía distinta a la nuestra, pero bueno, con a fin de cuentas con el mismo objetivo, su ruta coincidía con la nuestra ese día.

Todavía en el mismo Tagounite, casi morimos ahogados en un charco en una calle del pueblo debido a las lluvias de unos días atrás, tela.

Tras sobrevivir al dichoso charco seguimos el track para coger la pista que nos llevaría hacia el R´Milia y después hacia el Erg Chebi. A los pocos kilómetros pasamos un control militar y seguimos ruta ahora en ascenso por una pista muy pedregosa.




Don Trini y yo nos adelantamos un poco, pero en una vez coronado el pequeño puerto y ya en la planicie observamos que nadie nos sigue..... mal rollo. Volvemos y nos cruzamos con los de Ceuta bajando el puerto, hablando con ellos nos adelantan noticias, uno de nosotros había roto la cadena.




Le toco de nuevo a la Ktm del Peric, el problema es que esta vez no teníamos eslabones de repuesto, ya que ya lo habíamos usado en la anterior rotura. Intentamos un apaño que parece funcionar, pero decidimos que la etapa que nos queda por delante es muy larga y que será mejor echar mano del Gordito de Zagora ahora, y no dentro de un centenar de kilómetros en algún sitio mas complicado.

El Novato aprovechó la parada para ir en búsqueda de una botella de gasolina que había perdido.




Así que por tercer año consecutivo, y ya convertido en tradición, íbamos a terminar en el taller de Mohamed Gordito en Zagora.

Mientras tanto volvimos al control militar desde donde llamamos y así poder dar una localización más fácil para el rescate.




Los militares del control nos invitaron a te, y a pasar dentro a la sombra. Eran dos, y nos contaron que están allí tres meses de continuo, después les daban un permiso de una o dos semanas (no recuerdo) y vuelta de nuevo al cobertizo en mitad de la llanura pedregosa, idílico.




Recogida y a Zagora por carretera, pensábamos que la solución era simplemente una cadena nueva ya que esta parecía dar muchos problemas, pero lo que nos ofrecieron fueron cadenas ya usadas. El Peric viendo el estado de lo que nos enseñaron decidió que la suya estaba en unas condiciones excelentes al lado de todo aquello. así que se la llevaron a reparar a un taller mientras nosotros nos fuimos a comer.

En Europa ya no hay mecánicos, hay "reponedores" de piezas nuevas por las rotas, aquí son mecánicos, lo apañan todo, y si no se puede arreglar no importa, también se apaña, no hay problema.

Con la cadena parcheada (una verdadera obra de arte), dejamos Zagora con intención de cruzar el Tizi´n Tafilalet con dirección a Erfoud, con el Peric listo para dar guerra de nuevo.




Estamos fuera de track así que nos toca improvisar un poco y recordar por donde vinimos hace ya un par de años. Vamos recordando cosas y parece que acertamos la ruta, pero algo no cuadra.
Recordábamos una pista, pero aquello era una inmensa carretera todavía por asfaltar pero desde luego no cuadraba con nuestros recuerdos, menos aun cuando dejamos la inmensa planicie y comenzamos a ascender hacia el Tafilalet. La pista pedregosa se ha convertido en una autopista. Imagino que con intención de asfaltarla.

Una vez arriba siguen las obras por todas partes, pero hay opción de coger la viaja pista por el lateral, mas que nada por no llevarse sorpresas con cortes repentinos o zanjas y demás historias.

Anochece, y comenzamos a parecer figuras fantasmagóricas en medio de la nada.




Todavía nos quedaría un buen tramo nocturno ese día. Nos equivocamos un par de veces en la oscuridad al seguir las obras, finalmente nos damos cuenta que la carretera en obras tuerce hacia el norte y se desvía de nuestra ruta hacia el este.

Tras un par de intentos localizamos un hermoso lugar entre dunas y algo de vegetación para montar el campamento a la luz de la luna.




Además ese día cumpliríamos un viejo sueño, encender una hoguera.
Nunca había sido posible bien por el viento, bien por que simplemente no había leña, pero hoy todo estaba a nuestro favor.




Así que disfrutamos de una de las mejores noches de nuestro viaje a la lumbre de una hoguera, que además no sobraba por que refrescaba a esas horas.




7. UN OASIS EN MITAD DE LAS DUNAS




Nos levantamos buscando el fuego, ¡¡¡ joer hace frió !!!. Reavivamos un poco el fuego, al final nos resultó hasta práctico.

Rutina diaria, con el pan tostado con aceite y "cuixot", te y café, como menú principal, recogida y carga de trastos.

Hoy tendríamos algo más de aliciente, ya que la TTr del Dimoni abusó la noche anterior de los faros supletorios, esto junto con unos cuantos arranques de moto más de la cuenta dejó la batería en las últimas.
Y el grán problema de esta sufrida y fiable moto es precisamente ese, que no tiene pata de arranque, así que tuvo que venir al rescate su compañera, la TTr de Don Trini, cincha en ristre y al arrastre.
El problema era que estábamos en zona de dunas, con lo que al soltar el embrague y saltar encima de la moto, no conseguíamos tracción y lo único que quedaba era un bonito surco en la arena.
Tras unos cuantos intentos y cuando ya comenzábamos a pensar en otros métodos, arrancó y pudimos ponernos en marcha.

Nuestro siguiente objetivo ese día seria el tan traído y llevado arenal de R´Milia, pero bueno, antes de llegar ahí, disfrutamos un buen rato de un fuera pista buscando el track que venía más al sur desde Tagounite. Poco después retomamos el track y seguimos en dirección este hacia el R´Milia.



El R´Milia nos recibió como correspondía a su fama, la primera pequeña duna nos pilló por sorpresa y confiados. El resultado fue que nos quedamos todos empanzados como unos pipiolos. La cara de la peña era todo un poema.

"Si esto es la primera duna y hay 4 kilómetros como esto por delante.....¡ la que nos espera !", mas o menos esto era lo que nos pasaba por la cabeza a unos cuantos.

El problema fue que nos confiamos y la arena del R´Milia es muy muy fina, huyendo de las roderas hicimos lo que en el Chegaga cruzar por las dunas vírgenes y ese fue el error, por que estas dunas "no se dejan". Salimos del atolladero y seguimos con mucha precaución.
Poco a poco nos fuimos dando cuenta que aquello no tenia mucha mas historia y cruzamos sin mas problema del normal en una zona arenosa y con roderas. Eso si con mucha precaución por que esto no es arena es casi harina y no perdona, otra historia imagino que debe ser con barro, después de un buen chaparrón, no quiero ni imaginarlo.

A la salida y ya en el pueblo nos encontramos con un nutrido grupo de endureros, de estos que bajan en tropel con varios coches detrás y todo eso. Es otra manera de disfrutar de esto, me di cuenta que no me daban ninguna envidia, eran como mercenarios. Me valió en parte para reafirmar nuestro modo de viaje, que aunque invalidados en parte por el peso, aun estamos en ese punto medio en el que podemos salir airosos de muchos atolladeros sin renunciar a cierta autosuficiencia.

Después de la aldea del R´Milia volvimos a encontrarnos con algún que otro descerebrado en todo terreno, falto de público al parecer y al que debimos parecerle el apropiado para lucir sus dotes de conducción, o quizá para lucir su ultimo modelito de 4x4, como ya comenté en la llegada a Mhamid, evidentemente no son todos ni mucho menos, pero ¡¡¡cuanto daño hacen estos pocos!!!.

después la cosa se convirtió en algo mucho mas lúdico, nos encontramos de frente con una rally, el "Roses des Sables" organizado por franceses y con una peculiaridad... son todo tías.
Los primeros coches no le prestas demasiada atención, pero al final es difícil no mosquearse un poco, ¿que pasa aquí?, ¡ joer veo tías por todas partes !.

A la altura del albergue del Erg de Ouzina, hacemos una parada y de paso ver el espectáculo, doscientos coches, cuatrocientas tías, lo último que esperábamos encontrar por estos lares jeje.
El Novato intentó el autostop con poco éxito a pesar de su empeño.




Finalmente nuestro track se desvió hacia la derecha y dejamos de cruzarnos con la caravana del rally, volvimos a la tranquilidad, solo rota por un grupo de motos que venían en sentido contrario, eran motos grandes, y no parecían estar disfrutando mucho.

En el tramo final antes de Taouz nos encontramos con varios camiones, imagino que de alguna de la minas o canteras que todavía quedan por aquí, adelantarlos con la polvareda se convirtió en un pequeño suplicio. Una vez en Taouz optamos por una pista alternativa para no pisar asfalto durante un trecho, para ir a morir a el finalmente.

Con el Erg Chebbi ya a lo lejos, dejamos de nuevo el asfalto y cogimos una pista en dirección noreste, para atacar el Erg desde el este.
La idea era buscar alguno de los campamentos de jaimas que suelen haber en la periferia para establecernos ahi,, dejar trastos y perdernos un rato en las dunas.

Vamos bordeando el erg por alguna de las muchas pistas periféricas, hasta que divisamos unas jaimas y nos tiramos de cabeza hacia ellas, nos toca meternos un poco en faena con las dunas, algunos con más suerte y sabiduría que otros, hasta llegar al pequeño campamento de jaimas. Nos tomamos algo fresco a la sombra de la jaima mientras el chaval nos explica que allí no es sitio para quedarse, que un poco más adelante en mitad de las dunas hay un oasis y que ese es el sitio apropiado.







Decidimos hacerle caso y seguirle hasta el Oasis Oubira, el a pie y nosotros en moto, ni que decir tiene que llegó él antes que nosotros jajaja, la moto andaba cargada habría que decir en nuestra defensa.
Tras un pequeño suplicio, llegamos a la alto de una duna desde donde contemplamos el oasis, había dos albergues, el chaval sale corriendo cuesta abajo para indicarnos cual es el correcto, por supuesto y como no podía ser de otro modo, no acertamos y nos vamos al de la izquierda, justo el que el no quería que fuéramos.

Pero bueno, la cosa estaba clara, el de la izquierda le gana por goleada al otro, al menos en vegetación, después comprobaríamos que también acertamos en el resto.




El sitio nos gustó, así que decidimos que ese día no plantábamos tienda, dormiríamos en alguna de las jaimas, hasta una ducha nos pudimos dar, increíble, como se lo curra este tío.

Comimos algo, y ya un pelín tarde, decidimos descargar las motos y salir en dirección oeste hacia Merzouga, por las dunas, la distancia no era mucha unos 6-7 kilómetros nos dijeron, lo suficiente para desfogarnos un poco en las dunas. De paso necesitábamos ir a Merzouga donde nos dijeron que había una gasolinera para repostar, ya que a estas alturas comenzábamos a andar un pelín apurados de gasolina.


La ruta comenzó mal para algunos, regular para otros y bien para el resto, acabó en éxtasis colectivo en la zona final más facilona y después de haber cruzado lo más complicado.




A las dunas como a todo en esta vida, al final les vas cogiendo el tranquillo.


Con el sol casi poniéndose en el horizonte y ya en la gasolinera de Merzouga, se abrió la discusión sobre por donde volver, por donde habíamos venido o rodeando por el sur y entrando desde la pista periférica.
Con lo poco de buen juicio que nos queda optamos por rodear para no vernos perdidos por las dunas en plena noche, la Trini lo tenia claro, " a las mujeres y a los charcos hay que entrarles sin rodeos", el caso es que despues de todo acabamos perdidos en las dunas y de noche, que era justo lo que queriamos evitar.
La cosa se puso mas emocionante todavía cuando la TTr del Dimoni que andaba un poco tocada de batería por los faros auxiliares, dijo que hasta aquí llego y decidió no arrancar más.

Cuando pasa el tiempo y lo recuerdas, lo haces con una sonrisa, pero en ese momento las cosas se veían de otra manera. Aunque hay veces que las cosas se ponen tan chungas que terminas por reírte de la situación.
Nos subimos a una duna mas alta para intentar orientarnos y vemos las jaimas en las que habíamos estado esa mañana antes de ir al oasis, esto nos dió un poco de ánimo, en la misma duna la sombra a la luz de la luna de un bereber disfrazado de tuareg, me explicaba muy serio que necesitábamos su ayuda, ya que los GPS´s no funcionan de noche.... jeje. buen tío, y buen intento.





Finalmente la TTr arrancó tras dejarla descansar un rato y desconectarle toda la parafernalia de lucecitas y cargadores que lleva, nos movimos unas cuantas dunas mas allá y finalmente encontramos el Oasis tras bajar dos dunas que tengo claro que a plena luz y en otra situación no tan desesperada probablemente no habríamos bajado ni de coña.

Terminamos el día como imagino será la mayoría de noches en estos sitios, con un tambor y con canciones del lugar, aderezadas con alguna versión foránea del "tírate de la moto" y similares. Buen tío el Brahim, después supimos su historia con el albergue vecino, con el que al parecer se llevaban a matar, el colmo es que encima eran familia.





8. DORMIR EN AGOUDAL




Como subir a la gran duna en moto no parecía estar en el animo del personal (exceptuando una honrosa excepción), decidimos que al menos había que hacerlo a pie, personalmente creo que esta segunda opción es mucho mas recomendable.

Así que tras desayunar cogemos la cámara y arreamos por la interminable cresta hasta la cima de la duna, el sol acaba de salir en el horizonte y nos ofrece un buen espectáculo con las alargadas sombras de las dunas. En la cima te das cuenta de que esto es grande, pero tiene unas dimensiones humanas, no como el Chegaga.





Tras hacer el chorra un rato, nos dejamos caer, una pena no haber pillado alguna de las tablas de snow que tiene Brahim en el albergue del oasis.

Una vez allí toca hacerse el ánimo, hay que salir de allí con las motos cargadas, no lo terminamos de tener muy claro, pero no queda más opción. Mientras tanto a Don Trini le sale algo de trabajo con el codo el Tallafocs, al que no queda más remedio que infiltrar para que pueda salir de allí por su propio pie, más bien brazo.

Nos despedimos de Brahim con la promesa de volver el año que viene, y salimos del oasis a todo trapo para no quedarnos enganchados a las primeras de cambio.

Con las motos cargadas da un poco de "llullu" moverse por allí, pero bueno al final hasta el mas cazurro aprende a base de engancharse y desengancharse en la arena, conseguimos salir de las dunas y además disfrutar, tanto que incluso echaríamos de menos unas cuantas dunas más.

Una vez fuera del cordón de dunas volvemos a los interminables y rápidas planicies rumbo a Tisserdmine, y con las dunas del Erg Chebbi a nuestra izquierda en todo momento.

Poco después de Tisserdmine y tras cruzar un pequeño cordón de dunas, tenemos otro de los sustos gordos del viaje, una de las Ktm pierde toda la tornillería del plato trasero y por consiguiente el plato se va a tomar por saco.




Lo mió no es la mecánica pero lo que todavía no entiendo, es como la cosa no fue mas grave, y terminó en accidente. El caso es que Tallafocs se dio cuenta y pudo parar sin más consecuencias.

Probablemente haría muchos kilómetros que comenzó a perder tornillos, pero el problema había pasado desapercibido hasta que llegamos a esta situación. Alguno de los anclajes del plato a la llanta estaban arrancados, lo que nos dejaba un panorama un tanto oscuro.

Así que echamos mano del práctico sombrero de nuevo ( el sombrerito seria una de las mejores descubrimientos del viaje), y nos lo tomamos con calma mientras nuestro mecánico, que no es mecánico, pero como si lo fuera, nuestro Tropi, se hace cargo de la situación.


Estábamos en mitad de una planicie pedregosa a unos 30 Km. de Erfoud bajo un sol de justicia.





Al final un tornillo de aquí, otro de mas allá, quitándolo de donde no hacia tanta falta se pudo reparar y pudimos seguir.

De camino a Erfoud en un plateau, sufrimos el "humillante" adelantamiento de algun Pro, que andaria por alli entrenando, increible como van estos tios y como sonaba aquella moto. Despues sabriamos que se trataba del frances David Casteau entrenando con su Yamaha.

En Erfoud repostamos de gasolina y nos tomamos un te allí en la misma gasolinera, carísimo por cierto. Se nota que estamos en zona giri.

Optamos por no comer en Erfoud y adelantar camino, ya que todavía nos quedaba mucho camino por delante si queríamos llegar a dormir a Agoudal, ya en el Atlas, como teníamos previsto.

La pista de Erfoud a Goulmina tuvo sus defensores y sus detractores, pero si en algo coincidimos todos es en que se hizo muy larga. Fueron 100 Km. muy largos, y como comentaba hubo quien disfrutó como un enano y quien no tanto. Lo mas característico de esta pista es que a partir de la mitad de su recorrido con las construcciones de la ciudad de Orión a lo lejos a nuestra izquierda, comienzas a encontrarte con pequeños tramos arenosos con muchas roderas, y también cruces de ramblas con la entrada y salida a la rambla igualmente con mucha arena. Si cruzas unas cuantas y le coges el truco a las roderas dándole gas, llegas a disfrutar, si lo pasas mal en las primeras, entras mal en el resto y se te hace eterno. Todo es relativo.





Así que llegamos a la gasolinera de Goulmina con la moral tocada en alguno de los miembros del grupo. Era tarde, no recuerdo exactamente la hora, pero sobre las 5-6 de la tarde, no habíamos comido todavía y el personal estaba cansado, además por si fuera poco teníamos por delante todavía unos 160Km de ruta, de todos modos hasta Ait Hani sabíamos que era asfalto, nos quedaba la duda de como estaban de avanzadas las obras a partir de Ait Hani hasta Agoudal.

Goulmina a esas horas parecía una ciudad fantasma, con todos los comercios cerrados, además no parece que pasen muchos turistas por aquí, por como se nos queda mirando la gente. Encontramos un lugar donde comer algo, le decimos que lo que tenga mas a mano que tenemos prisa.
No nos dijo aquello del "prisa mata amigo", pero digamos que directamente lo aplicó. así que la cosa se alargo mucho mas de lo deseable y salimos de allí con el sol casi poniéndose en el horizonte.
Como contrapartida, con el estomago lleno, unas cuantas coca colas en el estomago y el rato de charla, la moral volvió a sus niveles normales y pudimos afrontar la ultima parte del día con nuevos ímpetus jajaja... falta nos haría.

Primero fue el palmeral de Tadighout y después las Gargantas de Amelago que nos recibieron todavía con las ultimas luces del día, así que las pudimos disfrutar en todo su esplendor, aunque de una manera un tanto apresurada, algo es algo.
Anocheció, comenzó ha hacer frió y en una parada a abrigarnos hubo un incidente de acoso por parte de unas pastorcitas a algunos miembros del komando, no me se los detalles, por que yo paré quinientos metros mas adelante, pero la cosa dió para unas cuantas risas, otros os lo tendrán que contar jajaja.

Ya abrigados y con la noche encima nos preparamos para llegar a Agoudal, comenzó a hacer frió a medida que íbamos ascendiendo el Tizi´n Tirherouzine a 2860 metros de altitud y justo después de Toumliline, pero una cosa estaba clara, las obras que habíamos encontrado tres años atrás en nuestra subida desde el Todra ya estaban terminadas, y aquello ya no era una pista, sino una carretera con todas las de la ley.
Así que finalmente llegar a Agoudal resultó más fácil de lo esperado en un principio y aunque tarde y cansados, lo habíamos conseguido. estábamos en el Albergue de Ibrahim, satisfechos y hasta un pelín eufóricos por haber logrado llegar a destino.
Había sido un día duro.

Nada mas llegar y advertidos por el ruido de las motos nos esta esperando ya con las puertas del patio abiertas. Nos instalamos y entramos al comedor a esperar la cena. Mientras tanto intento averiguar que pasó con Ibrahim, pero no consigo averiguar mucho, al parecer se mato en un accidente con un Quad, Nacer, el chaval que nos recibió era al parecer su primo. De cualquier modo si en algo coinciden todo el que lo conoció es que es una gran pérdida para este pequeño Agoudal.

El caso es que cenamos un estupendo Cous Cous, de los mejores que he probado, el sitio es acogedor y las habitaciones, sobre todo las dos primeras están realmente bien, sobre todo si las comparas con lo que te sueles encontrar en estos albergues. La última esta más en consonancia con el lugar jeje.





9. PEKIN EXPRESS.



Amanece en Agoudal.




La noche fue fría, o al menos eso se adivinaba al ver la capa de escarcha en nuestras motos, tras el desayuno, nos despedimos de Nacer y salimos en dirección al pueblo para buscar la pista que asciende al Tizi´n Ouano, punto más alto de toda nuestra ruta, ya que llega hasta los 2900 metros de altitud.




La meteorología nos acompaña, así que disfrutamos de una temperatura agradable y un cielo totalmente despejado, imagino que a estas altitudes si se complica el tiempo puede resultar problemático.

A medida que vamos descendiendo vamos observando como el Oued Dades va formando un espectacular cañón a nuestra izquierda, poco después tras un tramo de paellas en descenso lo cruzaríamos para a partir de ese punto circular por su izquierda.




Para cuando llegamos a Msemrir, la pista ya se ha convertido en una carretera y comienza a encajonarse más y más hasta llegar al famoso mirador del Dades.

Nos tomamos el te obligatorio, que si no, no te dejan entrar y seguimos por la carretera hasta Boulmane Dades.





Todo este tramo es realmente hermoso, con una gran variedad de paisajes, así que vistas las tres gargantas, (Todra, Amellago y Dades) quizá me quedaría con estas, y casi dejaría las del Todra en último lugar, que aunque muy espectacular en su tramo central, en conjunto le ganan las otras dos en mi opinión.

Llegamos a Boulmane, bulliciosa como pocas, repostamos gasolina y buscamos un sitio para comer. Lo volvemos a intentar, "pónganos lo que tenga a mano, que llevamos prisa", ya os podéis imaginar el caso que nos hicieron, pasamos allí dos horas para comer.

Con el estomago lleno desandamos camino de nuevo hacia el norte hasta Ait Ben Ali, para buscar la pista que nos llevaría en dirección oeste, los primeros metros nos sorprenden con un corto tramo totalmente encajonados en una pequeña garganta, una pasada, pero terminaría pronto para salir a las desoladas alturas.
En la aldea de Tisguinen nos recibe una horda de chiquillería que nos acompaña corriendo a nuestro lado barranco abajo.

El motivo lo averiguaríamos enseguida, el Oued M´Goun se cruzaba en nuestro camino, con una pinta no muy acogedora, imagino que les divertirá ver a la peña zambullirse en el río y con un poco de "suerte" desaparecer en el río jeje.
El Novato ante las dudas generales, se lanza a la piscina y consigue cruzar, esto despeja las dudas al resto que se lanza a cruzarlo también.

Poco después la pista descendería en un pronunciado zig zag hasta un barranco donde la pista quedaría impracticable, así que optamos por salir a un asfalto que vemos justo enfrente. Este nos llevaría hasta Alemdoun, desde donde sale una pista hacia las Gargantas de Amesker, y que dejaríamos para otra ocasión.





En Imrhane termina el asfalto y volvemos a las planicies inmensas, y a las pistas rápidas que invitan a dar gas, esto tendría algunas consecuencias sobre todo en el que abría la marcha, primero el Novato y después Peric se encontrarían con sendas trampas, la XR del Novato se comió el marrón y no paso nada, pero daba repelús. En la Ktm del Peric hubo que "amputar" el cubre cadenas que quedo en mal estado, mientras intentamos arreglarlo, comienzan a caer algunas gotas de agua.




El cielo cada vez esta más nublado, y en el Atlas que queda a nuestra derecha en todo momento observamos grandes tormentas, es tarde ya y esto hace que comience a oscurecer de manera ostensible. todavía nos quedan unos 85 kilómetros de pistas si queremos llegar a la zona prevista de acampada esa noche.

Todo esto hace que comiences a ver las cosas un poco negras, pero bueno, nos ponemos el chubasquero y seguimos ruta por el plateau de Azaghar-n-Yigr, con unas vistas impresionantes.




De ahi pasaríamos a una rambla durante muchos kilómetros, que al final iba a parar a un río, a la altura de Tasga, aqui nos encontraríamos con dos austriacos con dos viejas glorias, una XT Tenere de las primeras y no estoy seguro pero creo recordar que una Africa Twin, los dos bastante cargados, el caso es que regresaban al pueblo a buscar el asfalto por que no vieron muy clara la ruta por el cauce del río.

De echo, nosotros tuvimos problemas para salir de allí, el río se encajona y llega un momento en que el track salía del cauce, pero no encontramos la dichosa salida, así que al final tras dar muchos tumbos por el cauce pedregoso del río decidimos seguir el cauce a ver si mas adelante encontrábamos alguna salida de aquella ratonera, en estos momentos nos venia a la cabeza aquello de que, "a perro enfermo, todo son pulgas"

Al final encontramos la dichosa salida en una aldea que había junto al río y tras una rapidísima pista llegamos a Toundoute.

Estamos ya cansados pero seguimos ruta, ya mas por inercia que por otra cosa, comienza a anochecer y comenzamos a pensar que vamos a poder cumplir con el objetivo del día que no era otro que llegar a la carretera a Demnate, por la que queríamos cruzar el Atlas en dirección norte.




Llegamos por fin a la carretera cansados, de noche ya y con un viento endiablado, para mas inri el terreno no resulta muy acogedor que digamos.

Comenzamos a dar tumbos intentando localizar un lugar para plantar tiendas, pero el terreno pedregoso, el viento y el hecho de estar cercano a una carretera no ayudaba mucho.
La peña comenzó a bloquearse debido al cansancio y a no saber que hacer y en estas andábamos cuando el Novato plantea una segunda opción.
Acabábamos de pasar por una casa junto a la carretera en la entrada a Assermo, que tenia lo que parecía una cochera al lado ¿ y si les pedimos que nos dejen dormir en la cochera?

No nos lo habíamos planteado nunca, pero como el panorama no era muy alentador al final decidimos intentarlo, el caso era bajarse de la moto de una puñetera vez.

La sorpresa fue la acogida que tuvimos, salió toda la familia, y nos hicieron entrar para ver la casa y el sitio donde podíamos dormir, tardaré en olvidar el shock que me produjo ver la casa por dentro, espaciosa, de techos altos con un patio interior con arcos, limpio y luminoso, lo ultimo que esperas encontrar cuando la ves por fuera triste sin ventanas casi, y con aspecto de vieja y cochambrosa.

Llegaron a decirnos que metiéramos las motos dentro de la casa... joer, aquello ya nos pareció excesivo, solo queríamos un lugar donde dormir, no hacia falta ni que fuera en la propia casa, pero siguieron insistiendo.
Al final aceptaron que metiéramos las motos en el garaje en el que tenía una furgoneta y mientras estábamos allí dejando trastos y cambiándonos vino el dueño de la casa a preguntarnos si queríamos un Tajine para cenar.....???? joer, no tío, dile que no, esto ya es demasiado !!!, al final por no discutir el Novato le contesta : " tu dices que Tajine, pues Tajine, no problem"

Así que terminamos instalados en una sala alargada lateral de la casa toda llena de alfombras y cojines y cenando en el patio un sabroso Tajine, en algunos momento llegabas a preguntarte ¿donde estaba escondida la cámara?.



En agradecimiento comenzamos a darles todo lo que ya a esas altura no íbamos a necesitar por ser ya el último día de ruta, además de eso, algún frontal que otro, un reloj...., montamos un teatro de sombras y tuvimos a los críos un buen rato flipando por allí, todo nos parecía poco ante tanta hospitalidad.



Bromeamos un poco con la situación y propusimos seriamente que el próximo año haríamos el viaje en plan Pekín Express, visto lo visto esa noche, en esas andábamos cuando caímos rendidos de cansancio.



10. CHOF CHOF EXPRESS CON DESTINO MARRAKECH




Ultimo día de ruta, amanecemos entre cojines y alfombras, en el colmo de los colmos nos llegaron a servir hasta el desayuno, y a partir de aquí fue cuando empezaron a pasar cosas raras.

Mientras desayunamos andábamos riéndonos de como se las había apañado cada uno para no usar papel en el water, y que si la mano pura, y la mano impura, y en esas estábamos cuando caímos en la cuenta que en la puerta de los dos wateres ponía un cartelito de WC.
pelín raro para ser una casa privada.

A medida que se va acercando el momento de irnos seguimos dándonos cuenta de algunos detalles, hasta que llego el definitivo, el cabroncete del abuelo, y ahora justificare lo de cabroncete, nos saca un libro de visitas.

Cara de asombro general, ¿que coño es esto?, en esas caemos en la cuenta de que la noche anterior en plena euforia de regalar cosas uno de los críos había aparecido con ese mismo libro y habíamos visto como el abuelo se lo había quitado de malas maneras al crío antes de que consiguiera enseñárnoslo.

La cosa estaba clara, nos querían cobrar como si se tratara de un albergue, pero el problema es que allí no había ningún cartel por ningún sitio que indicara que lo fuera, nadie de la casa hizo el mas mínimo intento de hacérnoslo ver en ningún momento y lo que es peor cuando el crío quiso sacarnos el libro que nos podía haber dado la pista, el abuelo se encargo de que no nos enterásemos.
Imaginamos que viendo todo lo que les andábamos regalando el hombre pensó que mejor que sigan con su idea a ver que cae, y mañana ya se enteraran.

Nosotros solo le habíamos pedido un rincón en el garaje donde dormir bajo techo, así que le dimos algo de dinero como agradecimiento al dueño de la casa, pero ahi nos dimos cuenta que el que cortaba el bacalao era el abuelo, y este tras pensárselo un poco terminó pidiéndonos 200Dh por barba, en total 1200 Dh, que podría ser un precio mas o menos normal en un albergue, pero no nos pareció bien el modo en que nos habían ocultado su intención de cobrarnos, que ademas tuvieron clara desde un principio.
Así que le dijimos que con los 300 Dh se apañara, el hijo se metió en la casa y ya no salió, yo creo que de pura vergüenza, mientras el abuelo siguió por allí farfullando.

Todo el pequeño rif y raf, no fue óbice para que el Tropi paseara a los críos en la moto, que ellos no se sabían nada de las mangarrufas de su abuelo.




Nos marchamos con un cierto regusto amargo, pero pensando que habíamos hecho lo correcto, poco a poco fuimos olvidando el tema entre curvas y más curvas a medida que ascendíamos el Atlas por una carretera en pésimo estado.

Una de las vistas mas impresionantes de esta ruta la tienes cuando llegas a Toufrine que te recibe desde lo alto de un cerro, entre un paisaje de alta montaña, con mucha más vegetación de la que hemos estado acostumbrados a ver últimamente.

Saliendo de Toufrine justo después de cruzar un puente sobre el río, el Peric para en la cuneta su Ktm y se baja de la moto. Había roto la cadena, seria la tercera vez en este viaje.




Lo curioso es que siempre se rompió por sitios no reparados previamente, por suerte llevamos eslabones de repuesto que conseguimos en el taller de Mohamed Gordito, y aunque con dificultad el Tropi, convertido ya en mecánico oficial del Komando a estas alturas, conseguiría junto con el Peric, arreglarlo para poder continuar.

Unos kilómetros mas adelante hubo que decidir si seguir el track que abandonaba la carretera o seguir hasta Demnate por la carretera que llevábamos.

Finalmente optamos por no complicarnos la vida y seguir por carretera, pensando en una posible cuarta rotura de cadena en la Ktm del Peric y considerando también que el track no estaba contrastado y que no había garantías de que pudiera ser transitable en su totalidad. Cuando llegáramos lo averiguaríamos, ya que Antonio tenía previsto investigar esta pista en sentido contrario.

Otro factor que pesaría también era el hecho de que ya teníamos Marrakech a tiro de piedra y tampoco era cuestión de liarse a última hora.

Llegamos a Demnate donde repostamos y comimos y seguimos ruta hacia Marrakech ya por carretera.

Llegamos a Marrakech tranquilos y disfrutando del momento, el siguiente destino seria el hotel donde nos esperaba Antonio para recoger las motos.

Llegamos antes que el, ya que estaba comiendo con otro grupo, mientras lo esperábamos fuimos desmontando y adelantando trabajo.
El grupo con el que venia era de mucho nivel, Antonio con sus 11 participaciones en el Dakar, junto con otros dos también asiduos, con ellos también Rosa Romero (mujer de Nani Roma) que se esta preparando para el Dakar del 2012 junto con Pedro Peñate en funciones de mochilero, lo dicho, mucho nivel.

Un rato de charla, cargar motos y al hotel, Marrakech nos esperaba.
Marrakech es un sitio excelente para ponerle el broche final a diez días intensos, diez días en los que hemos pasado de todo, frió y calor, cansancio, sustos y malos ratos con las averías y muchos, muchos buenos momentos, paisajes alucinantes y buena gente en casi todos partes.





Lo primero seria pasar por el barbero como ya es tradición, para después perdernos entre el aluvión de giris que invaden Jemma el Fna.
Entre ellos encontramos a estos dos polacos con una 990 Adventure, y una Africa Twin que nos estuvieron contando sus aventuras.





El resto es fácil imaginarlo, en el equipaje que venia con el camión aparecieron misteriosamente una botella de ron, una de whisky y otra de vodka, así que no tuvimos más remedio que buscar un poco de hielo y unos refrescos para darles uso.





Acabamos también misteriosamente en un garito de "mala muerte" que ponía "Pacha" en la puerta, nada del otro jueves, por unas horas te imaginas que estas en Ibiza y listo jajaja
Como curiosidad comentar que acabamos en la zona VIP con dos seguratas en la entrada que no dejaban entrar a nadie, lo que todavía no terminamos de tener claro es si nos metieron allí por ser Vip´s o lo hicieron para tenernos controlados, visto como estaba el patio jajajaja.

Mañana de resacas y paseos antes de coger el avión de regreso a la realidad.





CONCLUSIONES :

1. Respecto a problemas mecanicos la palma se la llevarían las KTM, más o menos asi quedó la cosa.

KTM 625 del Peric : 3 roturas de cadena,la primera resuelta por nuestros medios, la segunda no teniendo eslabones de repuesto y no fiandonos del apaño, llamamos al Gordito de Zagora, con el repuesto que nos dió pudimos reparar la tercera rotura.
2-3 perdidas del liquido refrigerante del circuito, sin consecuencias, ya que estuvo muy al tanto siempre. El problema era que el manguito saltaba en los calentones, finalmente se solucionó con bridas de plastico que aguantaron lo que no hicieron las metalicas originales (?)

KTM 625 de Tallafocs : 1 perdida de liquido refrigerante que pudo ser catastrófica ya que no se dió cuenta. La consecuencia mas inmediata fue que comenzó a perder aceite por la pequeña ventana de comprobación de nivel. Finalmente se tapó con poxipol y aguantó todo el viaje.
1 Perdida de toda la tornilleria del plato trasero, susto. Al final pudimos arreglarlo por nuestros medios.

Yamaha TT 600 RE del Dimoni : Se quedó sin bateria por abuso de los faros auxiliares que lleva instalados, además de todos los cargadores del Cardo, camara Reflex, la Casio y las dos Gopro. Demasiado tute.
La segunda vez que hizo amago de quedarse sin bateria fue en las dunas, por suerte desconectando todo pudimos arrancarla.

Yamaha TT 600 RE de Don Trini : Perdió unos tornillos del cubrecarter.

Yamaha WR 450 del Tropi : no recuerdo que tuviera ningún problema, y si lo tuvo no nos enteramos, que este no dice na.

Honda XR 650 R : ningún problema.

2. Nos reafirmamos en nuestro modo de viaje, esta claro que el ir cargados es un handicap importante en ciertos sitios, pero es mucho mas lo que te da, que lo que pierdes con ello. Se puede dormir en muchos sitios en Marruecos, sin necesidad de tener que llevar saco, tienda y aislante, pero la posibilidad de dormir donde tu quieras te abre un mundo de posibilidades.
De todos modos una cosa queda clara, cada año que vamos eliminamos cosas innecesarias de nuestro equipaje, hasta este año que reducimos equipajes a la minima expresion ha habido cosas que sobraban.
Parte del secreto del exito de un viaje de estos esta en conseguir optimizar el equipaje al maximo


Saludos desde la Ci.

Tarifa 2014