Próximos eventos.

- KP Invernal Sur

viernes, 16 de abril de 2021

PODCAST de KP Circular 2020

Aquí os dejo el enlace al Podcast de nuestra ruta Circular 2020 que ha publicado Mikel de la Misa en su canal "Cuento Contigo".
Si no lo conocéis, os lo aconsejo fervientemente, con relatos de viajes en moto y cualquier otro medio, además de otro tipo de relatos pero siempre relacionados con esta temática.





Saludos desde la Ci





miércoles, 14 de abril de 2021

lunes, 12 de abril de 2021

KP Tres Dias de Trail - Montanejos.

1er DIA DE TRAIL


Los planes iniciales de tirar para el sur a "ramblear" al final se vieron truncados por el confinamiento perimetral en el que nos encontramos en estos momentos en la Comunidad Valenciana, así que a grandes males, grandes remedios. 

Tocaba exprimir el territorio por el que podíamos movernos, y ya podemos anticipar que nos llevamos una grata sorpresa, que nos lo pasamos "teta" vaya.

Viernes a las 8 de la mañana en el Hotel Don José de Castalla marcaría el inicio de la ruta como ya viene siendo habitual, y como ya viene siendo habitual también saldríamos con retraso. Teníamos tres días por delante para disfrutar de esto que tanto nos gusta.

Komando Pupas al completo y esta vez con las digamos "semi-gordas", Don Trini con la GS800, Tallafocs con su Africa Twin, Mesie le Peric con la Tenere 700, Novato con un "tros de ferro" que nos daria el viaje, una veterana GS650 Dakar y Dimoni con la Scrambler 1200 XE.



Esto como podéis imaginar condicionaba un poco la ruta, la idea era mucho pisteo y alguna carreterucha secundaria hasta llegar a Montanejos en la provincia de Castellón, de ahi poner rumbo sur hasta Chovar donde acabaríamos el track y ya tocaría regreso por carretera secundaria en primera instancia y según anduviéramos de tiempo coger la autovía.

El track hasta Montanejos alucinante, sin prácticamente asfalto, salvo pequeños tramos, después un poco de todo hasta Chovar, pero no imaginábamos en ningún momento lo que íbamos a disfrutar. Venga, me dejo de monsergas y al lio.

Salida dirección Biar por carretera y allí mismo entramos ya en faena por una pista  que nos llevaría hacia La Cañada y de ahi otra pista facilona hacia el Portet del Moro.

Aquí el Peric nos cruzó la moto en mitad del camino y nos lanzó un ultimátum, el "probe" era el único que no iba conectado por el interfono, y "se li cremaba la coca" dicho valenciano este, que viene a decir algo así como que al hombre se lo llevaban los demonios por que no sabia de que andábamos "cascando" todo el rato.

El caso es que conseguimos arreglar el entuerto, y por fin el Peric sería feliz.



Tras esto bajamos el puerto por carretera hacia Fontanars, cruzamos el pueblo y tras unos pocos kilómetros de asfalto enganchamos tierra de nuevo hacia La Font de la Figuera, que dejamos de lado, cruzamos la autovía y entramos en un precioso camino que transcurre paralelo al Barranc de Vallmelós, rodeados de paredones rocosos a nuestra derecha y con una densa vegetación, no podía comenzar mejor el día.

Un poco mas adelante el camino sale del barranco y entramos en una zona de sembrados, aquí no se por que demonios, alguien quería parar otra vez, a no recuerdo que, ... rascarse la nariz, mear, fumar, quien sabe. Llevamos sobre 60 Km y dos paradas, luego salen las medias que salen.





Arreamos de nuevo y apenas  un par de kilómetros después me toca callar la boca, por que el retrasante iba a ser yo, en una curva a derechas con barrillo de este superficial se me va la rueda delantera y "zasca" me voy al puto suelo.

La caída en principio sin consecuencias, la típica caída tonta que se te va de delante, me levanto, me ayudan a levantar la moto y venga, ¡arreando!.




Cuando ya estoy casi apunto de arrancar y salir, el Peric se da cuenta de un "pequeño" detalle, el amortiguador trasero derecho se ha soltado de su anclaje superior. La moto es una Triumph Scrambler 1200 XE y lleva un doble amortiguador trasero en plan clásico. 





Evidentemente la causa no fue la caída, eso no sale de ahi tan fácil, al parecer el tornillo que lo sujeta estaría en los mínimos y la caída fué la puntilla.

Llegamos a pensar si es que se saldría y de ahi la caída, pero no, yo tenia muy claro que el problema había sido el barrillo resbaladizo típico que queda en un charco cuando se evapora el agua. Los neumáticos son unos Pirelli Scorpion Rally STR, de los que estoy muy contento (de hecho son los segundos) por que el compromiso campo/asfalto es muy bueno, pero claro, no le puedes pedir peras al olmo.

El motivo de soltarse también tiene su explicación, hace un año le cambié yo mismo el escape original por un Vance&Hines e imagino que el apriete no fue el correcto, con las vibraciones poco a poco se iría aflojando hasta la caída, donde se terminó de salir.

Ahora el problema era enroscar, buscamos entre las herramientas que llevábamos de nuestras motos, pero nadie llevaba una allen tan grande, y esto no se enrosca con la mano precisamente.

Pues eso, Komando Pupas total, 62 km del primer día y ya estamos de lio...jajajaja

Lo bueno de que te pasen cosas es que vas aprendiendo y a nosotros nos pasan muchas. Además con los años aprendes que de todo se sale al final. En una de las ultimas rutas necesitamos de un alicate de bloqueo que nos prestaron en un pueblo para poder sacar un tornillo rebelde, el caso es que decidimos incluir esta herramienta entre las comunes, y este alicate de bloqueo sería el que nos resolvería el problema.



En la foto se aprecian las marcas en la cabeza del tornillo, costó un rato y paciencia, pero resolvimos el problema y además aguantó todo el viaje sin mas historia.

Vengaaaaa, seguimos ruta, como mola que pasen cosas y resolverlas.

Seguimos pisteando hacia Navalón, una pequeña aldea en medio de esta serranía, tocamos un poco de asfalto que a la altura de el Caserío de el Puntal se convierte en camino de nuevo.



Nos quedaban por delante unos 40 km de pistas y caminos, de disfrutar hasta llegar al Camping los Botijos que ya conocíamos de otras ocasiones y en el que teníamos pensado almorzar/comer. 

El caso es que comenzaban precisamente ese viernes la temporada, acababan de abrir y no pudo ser, seguimos ruta unos pocos kilometros más y nos desviamos a Bicorp para comer allí.

En Bicorp era dia de mercado, entramos por una calle paralela y nos sentamos en el Bar Avenida justo en medio del mercado, el bar esta regentado por Noemí, que nos recibió al grito de ¡¡¡ carne frescaaa !!!! jajajaja.

Noe nos trató como a amigos de toda la vida, nos invitó a una jarra de cerveza y hasta se tomó unos chupitos con nosotros, pasamos un buen rato y salimos de allí un poco mas contentos de lo que llegamos.




Un pequeño tramo de asfalto y al lio otra vez. Tocaba ascender hasta una pista con unas vistas espectaculares del valle de Cofrentes, en un momento dado a Don Trini le dió por aterrizar, desconocemos los detalles, pero la cosa quedó en anécdota.





Parte de la culpa de la facilidad para caerse de Don Trini con su GS800 durante estos tres días (no seria la primera) la tendrían esos neumáticos que se ven en la foto, no sabría decir que modelo llevaba ahora mismo, en el taller donde se los habían puesto le dijeron que eran 50/50, yo no le encuentro el 50% off road por ningún sitio, y el creo que tampoco  jajajaja.


La pista recorre toda la cornisa durante unos cuantos kilómetros, un verdadero espectáculo, estamos en la Muela de Cortes.

 



 


El track poco a poco se separa de la cornisa que forma la muela y entramos hacia el interior, la pista estaba con la tierra recién removida por una excavadora que andaba por allí, lo que le dió su puntito.






Pasamos junto a la gigantesca balsa de la Muela de Cortes, situada en esta altiplanicie a 500 metros por encima de las aguas del pantano, esta considerada la mayor central de bombeo de Europa. El sistema eleva el agua durante la noche desde la presa de la Muela hasta esta balsa, cuando la demanda energética es menor, y se devuelve durante el día generando así energía cuando la demanda del sistema es más elevada.   

                          


Cuando pasas por las cercanías es difícil ser consciente de lo que tienes al lado, impresiona mucho más verlo en una imagen como esta.

Seguimos por nuestro camino de tierra que termina por convertirse en un camino asfaltado y comienza a bajar de la altiplanicie hacia el valle que forma el Rio Jucar. Pasamos por la pequeña aldea de Otonel, que fué uno de los últimos reductos de moriscos del Reino de Valencia, cosa que entiendes enseguida por el aislamiento en el que se encuentra, literalmente en el culo del mundo.

A unos 6-7 km de Otonel, investigando con el GE encontramos una posible alternativa que llevaba a lo alto de la presa de El Naranjero, para poder cruzar al otro lado del valle, que de otro modo seria imposible.

El embalse de El Naranjero es el segundo embalse que se forma justo después del de Cortes de Pallas,  y en su presa parecía encontrarse el ansiado paso.



La pequeña carreterucha construida en los años 20 por Hidroelectrica y con pinta de estar abandonada ya muchos años, trasncurre por la ladera con unas buenas vistas del valle, tiene incluso algun puente, este en concreto para cruzar el barranco de Otonel.




Y alguna que otra curiosidad, como esta cruz, en memoria de D.Manuel Pastor Lozano, un capellan que fue fusilado aqui en los primeros dias de aquella locura que fué nuestra Guerra Civil. 






El lugar es como minino curioso por lo aislado , seguimos por la carreterucha aquella, pasamos un par de túneles cortos y de repente nos encontramos con uno bastante mas largo, poco antes de la salida hay un derrumbe que conseguimos atravesar, pero una vez fuera comenzamos a darnos cuenta de que por ahí no vamos a poder pasar. Enormes bloques de piedra bloquean el camino, pero pensamos que con paciencia igual se podría pasar, enseguida viene otro túnel, mas corto esta vez, a la salida de este, nos entra la risa, madre mía, despejamos todas las dudas de golpe, imposible franquear el valle por la presa, no podemos continuar por allí.




Volvemos sobre nuestros pasos y nos dirigimos hacia la carretera que llevábamos en un principio que nos lleva después de un buen trecho de curvas hacia la CV-580 que tras cruzar un espectacular puente de moderna factura sobre el Júcar, nos deja en la localidad de Dos Aguas, aqui me hago yo la picha un lio, por que yo sabia que pasábamos por un pueblo con un nombre muy parecido, pero mucho mas adelante, no me cuadraba aquello.

El misterio se resolvió enseguida, la que yo pensaba era en realidad Siete Aguas, que efectivamente estaba mucho mas adelante, mal encaminado no andaba solo era cuestión de "cinco aguas", mas o menos. Aquí comenzamos a plantearnos comprar comida para poder cenar, pero no encontramos nada a mano y optamos por seguir y más adelante ya comprariamos. Decisión que apunto estuvo de salirnos mal.

¿Por que? vaya pregunta, por algo somos el Komando Pupas, el amigo Novato con su GS Dakar 650 seria el encargado de darle emoción al fin de semana, menudo trasto. Ya en una parada de la carretera cortada de la que veníamos se dió cuenta de que aquello se calentaba como un demonio.

El problema que arrastraríamos a partir de ese momento seria que la GS se calentaba y le avisaba con el correspondiente pilotito de luz, tocaba parar y con la moto en marcha abrir deposito del refrigerante y rellenar con agua de donde pilláramos. Al final fue todo el viaje con un par de botellas de agua siempre en la mochila. Dependiendo de la temperatura exterior, de la velocidad y el régimen de motor, los tramos de rellenado serian mas largos o mas cortos.

Eso haría que los tiempos se alargaran y que casi nos quedáramos sin cenar, por que los bares en estos tiempos que corren a las 6 estaban cerrados, la hora limite serian las 8 que es cuando cierran las tiendas.

Tras el rodeo que supuso tener que ir hacia Dos Aguas, dejamos el asfalto y retomamos el track de nuevo, teníamos por delante unos 50 Km hasta Siete Aguas que era el único sitio donde podríamos comprar algo de comida, cincuenta kilómetros en los que nos volvimos a perder de todo y sin rastro de asfalto más allá de una carretera que cruzamos.



Otra cosa de la que no andábamos demasiado sobrados era de gasolina, no pasamos por muchas la verdad, en una parada buscamos a ver si en Siete Aguas había alguna, pero no había nada teníamos que ir a una en la misma autovía que pasaba cerca. La parada como podéis imaginar venia provocada por supuesto por nuestra querida Dakar que tenia sed y mucha calor.

El caso es que haciendo un sesudo cálculo matemático nos dimos cuenta que a ese paso de paradas y teniendo que ir primero a repostar a la gasolinera del Rebollar cerca del Aeródromo de Requena, no llegábamos a hora a Siete Aguas para comprar ni de coña.



Así que optamos por dividir, el Peric y servidora arrearíamos a todo trapo para intentar llegar antes de que cerraran la tienda. Pasamos junto al aeródromo y unos kilómetros después junto a la autovía repostamos, sobre las 7:40 mas o menos estábamos en la puerta de un pequeño supermercado bien surtido de todo, pan para tostar en el desayuno y el menú de la cena, fajitas con pollo y salsa especial del Peric, con cebolla, tomate, pimiento y un poco de mayonesa, regado con cerveza para ya mismo, y de vino para la cena, ¿Qué mas se puede pedir?

Poco después llegaría el resto de la expedición, solo nos quedaba intentar solucionar algo en la Dakar, por que aquello no pintaba muy bien la verdad.



Lo intentamos en un taller de motos pero como ya eran casi las 8 y al hombre no parece que le apeteciera mucho ponerse a esas horas, ni siquiera asomo el morro por la puerta, al final volvimos para ver si tenia un trozo de cable, que sí nos pudo proporcionar, con el intentaríamos hacer un arreglo de urgencia (que duraría todo el fin de semana). 

No recuerdo los detalles, pero el problema aparte de calentarse es que además el ventilador no le funcionaba, miel sobre hojuelas, el caso es que la solución seria desmontar un poco el trasto aquel y con el cable que nos habían dado hacer un puente, lo único que tenía que hacer es cada vez que nos poníamos en marcha empalmar el cable (como si fuera un interruptor) y de ese modo el ventilador estaba siempre en marcha, eso conseguiria que las paradas se alargaran un poco más, algo es algo.

Pues con todo más o menos resuelto arreamos ya de noche para hacer nuestro ultimo tramo del día, esta vez para buscar un lugar de acampada. Unos 20 km después de seguir aquella pista llegamos a la altura de unas casas en ruinas, conocido como las Casicas de Turis, no muy lejos de allí al trazar el track, me había parecido ver un refugio, o al menos una construcción que podía servirnos de refugio en caso de que se revolviera el tiempo, aunque solo fuera para cocinar.

Todavía tuvimos ocasión de entrar en calor poco antes de llegar a destino en una inesperada trialera que de noche tuvo su guasa.

Pero el caso es que todo valió la pena, pasadas las 10 de la noche llegamos a lo que luego he visto se denomina el Refugio de la Perdiz, joer, mas no se podía pedir, el lugar era idílico, con una buena planicie para acampar y un refugio en perfectas condiciones, con una chimenea y hasta con un pequeño cuarto con literas de obra, de hecho, uno de nosotros dormiría allí, el resto optamos por nuestra tienda de campaña. En la parte exterior del refugio, unos bancos y mesas de obra, lujo asiático oiga.





2º DIA DE TRAIL

Noche tranquila, no demasiado frio, y además dormimos todos como bebes, nada mejor para empezar un nuevo día.





Desayuno típico komandero a base de pan tostado con aceite, con algún añadido que otro y rutina de siempre para desmontar tienda y cargar trastos. Hoy el Novato sorprendió a propios y extraños acabando el primero y permitiéndose el lujazo de tumbarse a golfear con el móvil mientras el resto terminabamos.




El dia comenzaria con un buen tramo de pista espectacular del tipo de la que habiamos recorrido ayer en el valle de Cofrentes, esta vez con vistas al Embalse del Buseo, cerca de Chera. 


 



Pero no iríamos muy lejos, a apenas unos 4-5 km de ruta nos dimos cuenta que la trasera de la Dakar estaba pinchada, estaba claro que no nos iba a dar tregua el dichoso trasto. Lo intentamos con un spray, pero nos dió un poco la lata, por que no quería entrar el aire, al final desmontando el bulón de la válvula (milagrosamente el Tallafocs llevaba una pequeña herramienta para ello) pudimos sacar totalmente el aire y rellenar con el spray. Aquello no pareció solucionar mucho, pero nos permitió llegar a Sot de Chera, unos pocos kilómetros más adelante.



Allí, mientras el Novato se buscaba la vida con un vecino del pueblo que tenia un compresor, nosotros aprovechamos para tomar un café en una terraza de un bar, la verdad es que apetecía quedarse allí a pasar el día.

Entrando a Sot de Chera.


Lo que vino después fue de orgasmo total, 110 km en los que no veríamos a nadie ni a nada, ni por supuesto resto de asfalto alguno hasta el pueblo de Losilla, donde haríamos un corto tramo de carretera para volver a dejarlo y volver a la orgia hasta casi llegar a Montanejos otros 110 km de caminos, pistas, trochas, veredas, cortafuegos, un sueño.

Pero bueno, no adelantemos, por medio pasaron algunas cosillas. El Novato finalmente consiguió solucionar lo de su pinchazo, dando mas presión y rodando un poco, aquello pareció que fue al sitio, y ya no incordiaría el resto del viaje (con el pinchazo, lo del radiador seguiría dando por saco y más).

Salimos de Sot de Chera por una buena pista que asciende dejando atrás el valle en el que se encuentra el pueblo, a partir de ahi kilómetros y kilómetros de pista rápida en general, super divertida hasta llegar a Benagéber que dejamos de lado para bajar hacia el pantano del mismo nombre que forman las aguas embalsadas del Rio Turia.

La pista continua dejando el pantano a nuestra derecha durante unos 30 km, un delicioso paseo entre bosques de pinos y con la continua presencia del agua.


Parada para darle de beber a la Dakar y fotito de paso.



Que bonica es la Africa Twin.

A la altura del despoblado de la Olmedilla, termina el pantano como tal y pasa a convertirse de nuevo en un rio, el Turia con el que iríamos jugando al escondite hasta que este torciera su camino hacia tierras turolenses y nosotros siguiéramos en tierras valencianas.


El track en esta zona iría jugando con el limite regional, marcado aquí precisamente por el mismo rio Turia durante un buen trecho.

No recuerdo nada concreto, que hubo de todo, pistas, caminos, trochas, fáciles en general y la sensación continua de estar perdidos de todo durante unas cuantas horas. A eso venimos.



La rutina de pisteo solo se vio rota en un corto tramo por un cortafuegos poco antes de llegar a Losilla. Una vez en el pueblo era hora de comer así que preguntamos por un bar, pero no hubo suerte, nos mandaron a Aras de los Olmos, que estaba a 5 kilómetros de allí. 

El hambre es muy mala, aquí hubo rebelión abordo, intenté que siguiéramos hasta el siguiente pueblo donde sabia que había un bar, en El Toro (que todo hay que decirlo estaba a "tomarpoculo" todavía), pero la insurgencia liderada por el Peric tomo las riendas del grupo y arrearon por carretera a Aras, no me quedo otra que seguirles.

En Aras junto al bar que encontramos teníamos también una tiendecita, así que nos aprovisionamos de todo, el menú de la cena serian unos espagueti a la carbonara especialidad del Chef Peric de nuevo, esta vez regado con dos botellas de vino y una de pacharán, la noche anterior, la solitaria botella de vino le supo a poco a la concurrencia.

Nos sentamos en la terraza del bar siguiendo las normas, éramos 5 así que un poco rollo, pero es lo que hay, además estos lo tenían claro, las mesas estaban situadas en unas marcas pintadas en el suelo, no podías ir haciéndote el despistado e ir juntándolas como el que no quiere la cosa.


Pues tras la comida y el pacharán de rigor volvimos hacia Losilla para retomar el track que saldría de Losilla por una carretera secundaria para entrar furtivamente en la provincia de Teruel durante unos cuantos kilómetros. La pista por la que discurrirían los próximos kilómetros andaba sobre los 1500 metros de altitud entre pinares primero y recorriendo las Navas de Torrijas entre sembrados después, aquí no eres consciente de la altitud a la que estamos al andar entre sembrados y por zona totalmente llana. El caso es que comenzamos a pasar frio y a continuacion nos metimos en una espesa niebla que pasó a convertirse en llovizna.


Entretanto y ya no noticiable, cada x tiempo por si alguien no se acordaba parada de rigor a darle de beber a la Dakar. Y aquí en primer plano la Scrambler, que si ya es bonita de por si, con el maquillaje del camino ya te cagas.


El punto mas alto de nuestra ruta seria el Collado de la Baraja, cerca de Pozo Junco, ya en provincia de Castellón. Toda esta zona fue testigo de combates en los últimos compases de la Guerra Civil, si uno se pone a buscar por aquí es fácil encontrar restos de trincheras todavía.

Seguimos recorriendo la Sierra del Toro ajenos a todo esto, entre una espesa niebla en algunos tramos que poco a poco se fue diluyendo a medida que iniciábamos el descenso hacia la llanura donde se encuentra El Toro, en la bajada disfrutamos del tramo más divertido del día por un camino lleno de toboganes y de saltos, los primeros saltos fueron mas tímidos y a medida que la gente se iba calentando la cosa fue a mayores, con algún susto que otro, pero que demonios, nos lo pasamos pipa.



Tanto fue así que ni vimos el pueblo de El Toro y pasamos de largo, aunque nada teníamos allí que hacer, el siguiente pueblo sería Barracas a donde nos desviamos esta vez si a una gasolinera a repostar por si las moscas. La Scrambler y la Dakar andan un poco mas justas de deposito que el resto y hay que ir con precaución con el tema gasolina.

Con los depósitos llenos seguimos ruta, todavía nos queda un buen trecho hasta Montanejos, unos 55 km, que al ritmo que llevamos se antoja una eternidad. Cruzamos la sierra que nos separa de Villanueva de Viver  y entramos furtivamente de nuevo durante un corto tramo en tierras turolenses. 

Este seguía a la suyo, cada vez que veía agua donde fuera rellenaba botellas para su sedienta Dakar.



Cruzamos otra sierra mas y pasamos por la semi abandonada aldea de Los Peiros en una altiplanicie que marca los limites de la Sierra de Javalambre. El paisaje despejado cambia a uno de abundantes pinares y la cosa se pone divertida en una bajada muy pronunciada con varias "Zetas" muy rota y con regueros que rompe un poco la monotonía y le da su puntillo a la tarde.



Seguimos descendiendo hacia el valle que forma el Rio Mijares con el que anduvimos un tramo mientras cruzábamos pequeñas aldeas turolenses limítrofes, Los Ramones, Olba, Los Dines y Los Lucas, esta última prácticamente abandonada para entrar de nuevo en tierras Castellonenses por La Monzona, donde ya entraríamos en los montes que rodean el Embalse de Arenoso.

Comenzaba a ser tarde y el objetivo del día nos quedaba lejos, así que optamos por disfrutar del paseo por los alrededores del pantano que a ratos nos obsequiaba con alguna vista espectacular y comenzamos a ojear el terreno para acampar.


Le preguntamos a esta amable señora, pero no supo decirnos y entonces ocurrió lo de siempre, momento "autos locos", vuelta por aquí, vuelta por allá, luces por aqui, luces por allá, que este sitio esta muy bien, que no, que no, que el que digo yo esta mejor, que ese es una mierda, mira este que chulo........ bla, bla, bla.

Al final ya de noche acampamos en lo alto del Almorocho cerca de Montanejos, bien abrigados pudimos cenar y darles un buen uso a las dos botellas de vino y la de pacharán que llevábamos, el menú, espaguetis a la carbonara.





3er DIA DE TRAIL

La noche fue muy fría y muy húmeda, estábamos a unos 1000 metros de altitud, cuando asomamos el morro por la puerta de la tienda estábamos sumergidos en una densa niebla.

Comenzamos el dia reponiendo fuerzas con lo de siempre, unos cafes con leche para entrar en calor y tostadas con aceite y algo para echarles por encima, al gusto de cada uno.


Rutina de recogida que siempre se nos lleva una hora entre unas cosas y otras, mas la hora de desayunar y arreamos hacia Monanejos. La niebla había desaparecido y lucia un sol esplendido, teníamos un buen día para disfrutar.

La idea hoy era hacer track hasta medio día, hasta donde pudiéramos llegar sin agobios, comer y arrear ya por carretera para casa, no había ningún objetivo que cumplir, de hecho el día anterior tampoco lo cumplimos.

Llegamos a Montanejos y seguimos por carretera esta vez  hacia Arañuel y de ahi a Cirat donde dejaríamos el asfalto para retomar de nuevo el camino de tierra por el que recorreríamos esta zona de la Sierra de Espadán.





La pista nos llevaría hasta Torralba del Pinar, donde seguiríamos enlazando tramos de pista en buen estado en general, con algún tramo de asfalto.

El tramo final antes de llegar a Alcudia de Veo seria por la pista de Jinquer.


A partir de aquí comenzaría a predominar el asfalto, aunque no importaría demasiado, por que recorrer estas carreteruchas es todo un placer también. 

El siguiente pueblo seria Ain, después Eslida y poco antes de llegar a Chovar todavía disfrutaríamos de un tramo final de camino en mal estado que seria la despedida del off road de estos Tres Dias de Trail.

En Chovar comimos a la salida del pueblo, para seguir después por carreteras secundarias, pero ya con idea de marchar para casa.


Pero como no podía ser menos, teniendo en cuenta quien somos, faltaría todavía la mascletá final.

Creo recordar que fue por Torres Torres, la Africa pincho su rueda trasera, en Instagram puse un video corto, alucinante, una puñetera broca enterita, se le clavó además del revés. El spray no fue opción, así que tocó desmontar rueda y cambiar la cámara.


La cuestión es que pudimos seguir camino.

Pero no, todavía no estaba todo, faltaba la puntilla, pasando la circunvalación de Valencia la Dakar comenzó a dar más problemas, por si no había dado pocos ya. Esta vez seria un fallo eléctrico el que hacia que cada cierto tiempo se le parara, lo que en plena autovía no dejaba de tener su guasa.

El caso es que una vez pasada Valencia y ante los continuos fallos, que iban a mas, el Novato optó por llamar a las asistencias, y ahi acabó el hombre.


Un final muy Pupas como podréis comprobar.

Como conclusiones, pues no gran cosa, lo evidente, que motos nuevas dan pocos o ningún problema, mas allá de un pinchazo, o en el caso de la Scrambler, por un descuido y no repasar ese tornillo tras montar el escape y que no hay nada como llevar un viejo trasto entre el grupo, para darle emoción al viaje.

Por otro lado nunca pudimos imaginar lo que ibamos a disfrutar de algo que tenemos a la vuelta de la esquina, alucinante la zona del interior de Valencia y Castellón, con muchas pistas en las que en principio no supimos de ninguna restricción, no encontramos vallados, ni puertas ni demás historias. Pistas muy facilonas e ideales para Trails de mayor tamaño, como las Africa, GS800 y la Scrambler 1200. A la GS650 y la Tenere, les daba un poco igual, no hubieran tenido problema con complicaciones.

Nos vemos en la próxima.

Saludos desde la Ci.