Próximos eventos.

Invernal Bicorp 2020

viernes, 9 de agosto de 2019

KP Fisterra 2.19

Por segundo año consecutivo optamos por cruzar de nuevo España de punta a punta. Si el año pasado fue hasta Llanes, cruzando mas al norte, este año el destino final seria Fisterra, el fin del mundo conocido de los antiguos y para esta ocasión la ruta iría mas al sur.

MARTES DIA 1 :   Sin duda una de las mejores partes de un viaje de estos o de cualquier otro sea de mas o menos entidad son los preparativos y los momentos previos. Esa mañana te levantas con un brillo en los ojos que dificilmente nadie de los que te cruzas por la calle puede entender...jajaja.




Nos reunimos todos a falta de Don Trini que llega tarde de Alicante, el punto de encuentro y donde comienza el track, en Castalla. Por alli aparece Mesie le Peric con su acondicionada WR450, preparada para llevar trastos y el deposito grande, el Novato con el pedazo de bestia de la XR650, Tallafocs con su Africa Twin y servidora con al TT600 de siempre. La novedad este año es que nos acompaña una gorda, y aunque el recorrido es pisteo en su mayoría hemos optado por hacer tracks paralelos en tramos sospechosos para no atrasar demasiado, que tenemos faena por delante.

La salida prevista para las 11:00 se nos retrasa un poco por que Don Trini viene haciendo honor ya de buena mañana al nombre del Komando y comienza el día con un "la moto no me arranca".
De un modo u otro ( con una buena sudada de por medio arrastrando moto hasta un taller) consigue llegar al punto de salida.
El muy desdicha encima que llega tarde viene sin gasolina, estamos justo al lado de una, no problem. Para la moto reposta y ...... Vámonos !!!! comenzamos.

Pues no, la moto vuelve a no querer arrancar, el que mas el que menos se empieza a poner "nervioset" y comienza el parloteo por los intercomunicadores sobre que hacer. El sentido común nos dice que si no ha cargado la batería en 30 km de ruta que ha hecho para llegar al punto de salida, aquello pinta mal y la batería fijo que esta para cambiar.
Pero como hay un taller de coches allí al lado mismo, enchufamos cables y la arrancamos,... ala tira, vámonos y ya saldré el sol por donde tenga que salir.



Comenzamos con las primeras polvaredas, mientras seguimos "cascando" por los intercomunicadores sobre como esta la situación. Villena nos queda mas o menos de paso y conocemos un taller en el que ya hemos parado alguna vez. Se decide desviarnos y parar en el taller.


Preguntamos pero no tienen baterías a mano. Mala suerte. ¿que hacemos?

- Don Trini, mira a ver si el trasto ese arranca ahora.

- Vale....... click. gengaaaá,, gengaaaaá,.. gengaaaaáaa..... brurrruuummmmmm

A tomar por saco, mientras arranque........... vámonos. Próximo destino Yecla, retomamos el track y comenzamos a sumar kilómetros. Fisterra queda lejos y hay que espabilarse si queremos estar allí el próximo Sábado.
De camino a Yecla entramos en contacto con los primeros tramos divertidos de arena, para ir pillando un poco de maña.
Tras un tramo de  asfalto llegamos al paraje del monte Arabí un lugar con curiosas formaciones rocosas. Lo bordeamos y seguimos destino a Fuente Alamo en el kilometro 84 de nuestra ruta, donde tenemos previsto repostar de gasolina y comernos un bocata rápido que llevamos, todo pinta bién y tras el problema de la batería de la TT que hemos pospuesto para más adelante, vamos a buen ritmo.

Pero..., y siempre esta el dichoso "pero" dando por saco, a apenas unos kilómetros de Fuente Alamo (provincia de Albacete, no el de Murcia) la rueda trasera de mi TT comienza a emitir un extraño sonido al mismo tiempo que se balancea al son de las maracas, dos de nosotros nos salimos del track que se complica un poco a la llegada a Fuente Alamo y tiramos por carretera para intentar llegar a la gasolinera antes de que aquello vaya a peores.

Llegamos a la gasolinera y comprobamos que la rueda efectivamente tiene un juego muy evidente, esta claro, nos hemos cargado un rodamiento. Nunca se nos ocurrió cambiarlo y lleva ya muchos kilómetros esta moto. A la otra TT le ocurrió lo mismo en una ruta a Tarifa y Don Trini su dueño lleva siempre desde entonces un par de rodamientos en su bolsa de herramientas.





Nos recomponemos un poco y nos instalamos en la gasolinera del pueblo con permiso del encargado, que nos cede una botella de butano vacía para que la utilicemos como improvisado caballete para la moto. Nuestro agradecimiento mas sincero a CEPSA.



 Desmontamos rueda y comprobamos que efectivamente el rodamiento esta destrozado. Ahora lo cachondo es sacarlo de su alojamiento sin herramientas especificas, no pinta bien la cosa.
Pero con un poco de paciencia y con lo que vamos encontrando por la gasolinera conseguimos sacarlo... Biennnn!!! ahora solo falta encajar el nuevo y listo.
Pues no, los dos rodamientos nuevecitos que lleva Don Trini va y resulta que no son de la misma medida, nuestro gozo en un pozo.
Comenzamos a darle vueltas buscando una solución, y nos instalamos en el bar de enfrente mientras dejamos en la gasolinera todo el tinglado, mientras unos están en el bar otros dos nos vamos a buscar talleres, que a esas horas del mediodía están cerrados, pero por lo menos por tenerlos controlados.
El caso es que en uno de ellos el chaval esta dentro haciendo horas extras y nos atiende, no lo tiene pero nos dice que lo puede pedir allá a las 4 de la tarde, y que sobre las 6:30 podría estar aquí.
Nos vamos al bar y nos aposentamos en la barra y allí nos pegamos un par de horas, nos integramos en la parroquia y después de comer algo, unas cuantas cervezas y hasta algún que otro GinTonic, uno de los parroquianos nos da la pista buena.



A la salida del pueblo en unos talleres de camiones y tractores encontramos el dichoso rodamiento, por desgracia solo tenían uno, la idea era ya puestos desmontar el rodamiento opuesto que seguro no debería andar muy allá y renovarlo también, pero con ese salíamos del atolladero.
Además nos prestan la herramienta apropiada para encastrarlo y no tener que hacer chapuzas.
En apenas media hora tenemos todo listo, son las 6 de la tarde, hemos "perdido" unas 4 horas, pero lo importante es que podemos seguir.



Al menos nos hemos librado de las horas centrales de mas calor, aunque seguía dando en serio. El track transcurría sin problemas hasta que nos topamos con unos cuantos pinos caídos.
Tras sortearlos aprovechamos para hacer una pequeña parada en alguna de las escasas sombras.




Seguimos camino y comenzamos a encontrarnos con algunas sorpresas en la monotonía manchega, la primera seria la Laguna de Ontalafia que dejamos a nuestra izquierda, un humedal de buenas dimensiones cerca de Pozohondo.
La segunda sorpresa seria  entrando a Pozohondo donde nos toparíamos con un par de charcos de buenas dimensiones.



En el tercero, justo debajo de un puente casi morimos ahogados, además con un pequeño plus, ya que eran aguas fétidas. Idílico.

Tras Pozohondo iríamos hacia Peñas de San Pedro, nos subimos a una colina que quedaba a nuestro paso justo al sur del pueblo, para encontrarnos con otra de esas imágenes que se te quedan grabadas en un viaje. Un inesperado castillo-fortaleza, en estado de medio ruinas, pero aun si impresionaba.





A partir de aquí nos separaríamos de la Africa por que preveiamos algún que otro berengenal. No fueron muchos, pero estuvimos mas entretenidos de lo habitual esa tarde. Unos kilómetros antes de Cañada Juncosa nos volveríamos a unir y seguiríamos por pistas rápidas y entre pinares y mucha vegetacion, otra sorpresa ya que la idea era que todo seria "Mancha Manchega"...jajajaja
Aquí nuestra Africa que este primer día andaría tanteando el terreno, para dia a dia coger mas confianza y acabar metiéndose de lleno en su papel.




En Casas de Lázaro unos kilómetros más adelante, decidimos parar a tomarnos unas cervezas, hace mucho calor y no es plan de tanto sufrir. El pueblo parece abandonado, exceptuando por un par de paisanos de gayato y sombrero, en esa estampa típica que te puedes encontar a la entrada de muchos pequeños pueblos de la España perdida.
Lo bueno que tiene España es que en cualquier pueblo, vas a encontrar un buen bar con buena cerveza fresca y lo que haga falta, el puto paraíso.

Tras otro buen rato de pistas y una bajada con algo mas de chicha, llegamos a la Vía Verde un poco antes de El Jardín, metido en el valle que forma el Rió del mismo nombre. La tomamos durante un corto tramo para dejarla enseguida justo a la entrada de El Jardín, para salir enseguida del valle hacia la planicie de nuevo.

Un buen rato de pisteo y de dar muchos gas nos lleva hasta el Ballestero que dejamos de lado, un par de kilómetros después al Novato le da por meterse en una rodera y se pega un ostión de los tontos, pero de los que te puedes hacer pupa.






Por suerte queda solo en un buen revolcón. A esas horas el sol comienza a bajar en el horizonte y a obsequiarnos con los mejores momentos del día para rodar con una moto por el campo, todo un espectáculo.
Y aquí mi yamahita,  que es otro espectáculo. :-)




Y no hay mas fotos por supuesto, por que llevamos muchas prisa.

Poco mas adelante la Africa vuelve a separarse de nosotros, por que la llegada a las Lagunas de Ruidera promete emociones, mas aun teniendo en cuenta las horas que son y que vamos a llegar de noche cerrada.
Tallafocs y su Africa irían hacia Ossa de Montiel y de ahí a Ruidera donde habíamos quedado.

A nosotros se nos hizo de noche y justo al mismo tiempo el track se hizo impracticable, hasta literalmente desaparecer, a rumbo y sin saber muy bién por donde andábamos, conseguimos llegar a lo que parecía un camino y de ahí a una carretera que nos situó en el track de nuevo.

En una de esas Don Trini dio con sus huesos en el suelo, con la mala pata de romper de cuajo la maneta del freno delantero. Roderas, arena, cansancio y nocturnidad.... es lo que tienen.





La llegada a la primera de las lagunas fue otro "fregao" ya que el track volvió a perderse y ser irreconocible, pero bueno, Dios aprieta pero no ahoga, y conseguimos llegar a la pista de las Lagunas de Ruidera, de ahí unos cuantos kilómetros facilones hasta Ruidera, no encontramos nada y nos volvimos por la pista que veníamos hasta el restaurante del Hotel Matias, donde nos trataron de lujo y nos sirvieron una cena impresionante, mas aun teniendo en cuenta las horas que eran, de un Martes cualquiera.

Allí resucitamos, por que veníamos, cansados, polvorientos y sudorosos, amen de llevar mas hambre que el perro del afilaor.





Cena copiosa y sobre la 1 de la madrugada, otra vez al lío. No tenemos remedio, después de la que llevábamos ese día, lo mas "centrado" hubiera sido quedarse en el hotel en el que habíamos comido y descansar en condiciones para seguir mañana.

Pero como dice el lema del grupo "tontos no som, pero be, be no estem", pos eso, que muy acabados no parece que estemos.
Nos montamos otra vez y seguimos con el track por una pista que iria bordeando las lagunas (que no veríamos) para después salir hacia el interior, en total unos 26 kilómetros, mas el típico rato de siempre de "autos locos" buscando el sitio donde acampar, que al final es lo que nos gusta, ........dormir en el puto suelo.




MIERCOLES DIA 2 :

Nunca me dejo de sorprender de los lugares que encontramos la mayoría de las veces, a oscuras, a malas horas, cansados y pasados de rosca. Este seria otro de esos lugares.
Acabaríamos junto a la presa del pantano de Peñarroya, con el castillo del mismo nombre, justo enfrente.




Rutinas mañaneras antes de empezar el día. Hoy el desayuno lo dejaríamos para el bar,  por que hacia mucho viento y no apetecía. Además teníamos que ir si o si a buscar algún taller para intentar solucionar lo de la maneta de freno de Don Trini, que recordaremos, estaba funcionando solo con el freno trasero.





Llegamos a Argamasilla de Alba, nuestro próximo pueblo de cierta entidad, desayunamos y nos dedicamos ha hacer averiguaciones. Pinta mal, no hay taller en Argamasilla, probamos en Tomelloso llamando por el teléfono, pero no hay suerte. Hacemos un repaso de nuestra ruta y vemos que ciudades granes tenemos en nuestra ruta o cercana a ella,.... Talavera de la Reina, no hay suerte......y no hay más.
La otra opción ya seria para el día siguiente que pasamos cerca de Salamanca. Buscamos teléfonos y nos dedicamos a hacer llamadas, pero  seguimos sin tener suerte, nadie tiene la dichosa maneta en stock, hay que pedirla.
Como todavía quedan dos días para llegar a Salamanca, caemos en la cuenta que quizá esa pueda ser la solución a nuestro problema, que nos la pidan urgente hoy miércoles, así podría estar el jueves en Salamanca por la mañana , justo para cuando nosotros tenemos previsto pasar cerca.

Don Trini tendría que aguantar otro día y medio sin freno delantero, pero no vemos otra opción viable.
Así que hablamos con un concesionario oficial Yamaha de Salamanca y nos piden la pieza. En principio nos medio aseguran que la pieza estará mañana sin problema, ya que la han localizado y solo dependemos de que ese envio llegue a tiempo. Algo es algo.

Don Trini comenzaria su particular Master DORD "Derraping Off Road Driving".



Dejamos Argamasilla rumbo Noroeste por llanuras, hasta Puerto Lapice y sus molinos donde cambiamos de tercio y el paisaje cambia de manera radical, entramos en zona de monte y comenzamos a encontrarnos con la tónica general, grandes fincas, con bichos varios, desde gorrinos a toros bravos.



Después de Puerto Lapice se complicó un poco la ruta, hasta que salimos a una pista en buenas condiciones, que acabó perdiéndose entre la alta hierba.
Escondida por esa hierba estaba "la rodera" que se la volvió a jugar al Novato y su XR, segundo ostión con una rodera como protagonista que sufriría el chaval.
El prudente Tallafocs y su Africa, visto lo visto se dedicaron a tomárselo con calma y no jurársela.




Seguimos rumbo oeste esta vez, vamos alternando las provincias de Ciudad Real con la de Toledo. Pasamos justo al sur de la cima de La Calderina.
Y justo un par de kilómetros después contemplamos a nuestra izquierda una chabola de gente de mal vivir, la finca de Quinto de Don Pedro, que así para no enrrollarmos mucho, tiene su propia pista de aterrizaje y helipuerto, na.
Seguimos nuestro paseo por la dehesa manchega, en un agradable paseo, sin problemas y sin ningún cerramiento ni impedimento para nuestro paso, algo que cuando trazé el track no terminaba de tener claro la verdad.


La pista de los Balandrinos, seria otra de las sospechosas, y que finalmente cruzamos sin problemas, eso si, antes de llegar a ella hay que ensuciarse un poco.



La pista sale a una carretera comarcal que seguiríamos durante unos 6 km para dejarla y entrar en el parque de los Quintos de Mora, asfaltado en su primer tramo hasta pasar un punto de control que marca la entrada a la finca, para después transcurrir durante unos 18 km por una pista en medio de un amplio valle enmarcado por dos sierras, circulamos por zonas adehesadas con mucha encina  y pino piñonero, lo que mas nos llamaría la atención seria la cantidad de ciervos que encontraríamos, vamos despacio disfrutando del lugar y los ves correr a tu lado prácticamente durante algunos metros para cruzar el camino por delante de tus narices, en algunas ocasiones andábamos midiendo la distancia para sufrir un atropello mutuo.




Aqui Don Trini y servidora, en una parada esperando a los otros dos, que tuvieron algún problemilla y venían con retraso.



Aquí, los retardantes. Las polvaredas acabarian pronto con las venideras lluvias, pero los dos primeros días fueron de terreno muy seco.

Todo acaba y la pista termina en una otra carretera comarcal que volveríamos a dejar poco después para tomar un atajo hasta otra comarcal que iría hasta San Pablo de los Montes donde tocaba ya comer. La idea era rodera el Carrillón, por el sur por una pista, pero como había hambre y era tarde optamos por seguir la comarcal por el norte hasta San Pablo, donde por supuesto encontramos el Bar apropiado, siempre hay un Bar.



A la salida de San Pablo nos liamos con el track y tiramos en sentido inverso, al parecer la cerveza le sentó bien a nuestro sentido de la orientación, pero nada grave.
Seguimos por pista hacia Las Navillas que dejamos de lado y seguimos durante casi 20 km hasta Navahermosa que cruzamos por el centro y a la salida cogemos un corto tramo de carretera hasta la Urbanización Río Cedena donde volvemos a la tierra durante un buen rato, solo interrumpido por el cruce de Los Navalmorales, para finalmente llegar a Santa Ana de Pusa donde teníamos previsto repostar, además habíamos quedado allí con Tallafocs y su Africa ya que intuíamos alguna complicación en este tramo y opto por un track alternativo. Visto lo visto realmente hubiera podido acompañarnos sin demasiado problema.
Entre medias, en algún punto que no recuerdo en una pista rapida y a buena velocidad servidora se da con los morros en el suelo, la caída pudo tener consecuencias, por que íbamos deprisa, se fue de atrás y el arrastrón fue guapo, pero sobre todo por que el Peric que venia detrás me pasó por encima, total que casi la liamos, pero finalmente la cosa queda en unos pocos desperfectos leves y solucionables y una muñeca magullada que me condicionaría la conducción el resto del dia.



Llegamos el Peric y servidora en primer lugar y allí no hay nadie, toca esperar a que aparcezca la Africa y los otros dos componentes. Don Trini sigue con su curso intensivo de "no freno delantero" y ya parece que lo tiene de lo mas controlado el tema.
Sigue haciendo mucho mucho calor, en la gasolinera nos encontramos con un fanático dakariano con
el que aprovechamos para charrar un rato.

Con el deposito lleno seguimos a nuestro próximo destino, Talavera de la Reina de la que nos separan 34 km de pistas rápida con tan el cruce de la aldea de El Membrillo, que parecía perdida en otro mundo y algún que otro cruce estresante a la hora de seguir las indicaciones....jajajaja



Talavera de la Reina agobia un poco después de tanta solitud y no ver a casi nadie en todo el día.



Pasamos el tramite y la dejamos atrás junto con el río Tajo que cruzamos por el antiguo puente de hierro de principios de siglo, con al parecer mucha mas practicidad que el ostentoso puente de Castilla-la Mancha que hemos visto a lo lejos y que parece no llevar a ningún sitio salvo al derroche del político de turno.

Seguimos en dirección a unas sendas muy transitadas por bicis junto al pequeño embalse de la Portiña.



Entre unas cosas y otras nos separamos, uno tira para delante el otro que se queda, reunimos y en Pepino se nos va la olla y tiramos por carretera en lugar de coger el camino Cervera, que era lo que tocaba, pero que le vamos ha hacer, por mucho que uno quiera al final siempre te terminas despistando.
Lo retomamos y ascendemos por un precioso camino entre encinas y muretes de piedra hasta Cervera de los Montes donde otro buen tramo de pista entre arboles dispersos nos llevaría hasta Sotillo de las Palomas donde nos separaríamos de nuevo de la Africa que iría por carretera hacia Buenaventura y el puerto de Pedro Bernardo donde quedaríamos para la reunión.




Pero eso ya llegaría, seguimos rumbo norte con las primeras estribaciones de la Sierra de Gredos ya visibles a nuestra izquierda. Tenemos casi 30 km por delante de una variedad de caminos y pistas hasta llegar a Pedro Bernardo en las primeras estribaciones de la Sierra de Gredos.
Pasado Sartajada el pisteo facilón se termina y el camino se rompe y se empina complicando mucho la bajada y agradeciendo no haber metido por alli a la Africa.
Una vez en Pedro Bernardo seguimos por la pista forestal de Los Gallardos, pista facilona que dejamos a la altura de unas casas y una vez cruzado un barranco, cambiamos y aquello se nos convierte en un pequeño infierno.

Imagino que al final todo influye, es tarde, comienza a ponerse el sol, estas cansado después de todo el día y cuando las cosas se complican, lo hacen parecer mas de lo que en realidad es. La cuestión es que por fin el camino termina en la carretera casi arriba del puerto de Pedro Bernardo, nos reunimos todos, nos abrigamos un poco y seguimos ruta, nos esperan unos 18 km de carretera de montaña hasta el puerto de Serranillos y de ahi a Serranillos donde llegamos pasadas las 10 y ya de noche.

En Serranillos aun siendo entre semana y tarde, por supuesto hay un bar esperando.....   siempre hay un Bar, estamos en España.
Lo encontramos justo a la entrada viniendo del puerto y además nos tratan de maravilla. Hoy no hay muchas ganas de volverse a montar en la moto tras la cena y volver al lío para buscar sitio de acampada, por cansancio y por que además hace frío. Estamos en Gredos a mas de 1200 metros de altitud y se nota, vaya si se nota

El caso es que nos aconsejan un lugar allí en el pueblo justo al lado de unas pistas deportivas y junto a un parque infantil.





JUEVES  DIA 3 :

Echamos mano del saco que con buen criterio llevamos a pesar de ser casi verano ya y pasamos buena noche, el sitio fue perfecto.
Hoy tenemos de hecho, hasta una mesa de picnic a nuestro servicio, con lo que no hay excusa y procedemos a uno de los momentos TOP del día, las tostaditas con café con leche de la mañana.



La ruta aun con los problemas que vamos teniendo va mas o menos según lo previsto, aun así decidimos obviar un pequeño tramo de pista después de Serranillos para no entrenernos mucho y poder estar en Salamanca a  medio día, que por si alguno no se acuerda teníamos pendiente la recogida de la maneta de freno de la Yamaha en un concesionario.
Pasado Hoyocasero y tras cruzar una carretera nacional seguimos hacia Navalsauz para ir ascendiendo poco a poco, y conseguir que pasemos hasta un poco de frio y todo... un lujazo.


Después seguirían Navadijos y Garganta del Villar, donde dejaríamos la carreterucha que nos acompañaba desde hacia un rato para tomar un sendero mas entretenido y con buenas vistas de Gredos al fondo.



Este tramo también se lo evitó la Africa con buen criterio, ya que si bien la subida no tenia mas historia, la bajada si tuvo su aquel.
Después el descenso durante unos 10 km por una preciosa carretera de montaña que pasaría por Navacepedilla y de ahi a Vilafranca de la Sierra donde paramos a tomarnos un café, que la cosa rulaba bien.
Poco antes de llegar el Peric casi se empotra contra un remolque, en mitad de la carretera , dos paisanos que se cruzaron pegaron el frenazo de golpe bloqueando la carretera en ambos sentidos para charlar de sus cosas, el problema es que el hombre no se percató de que llevaba compañía detrás.



Apenas un kilómetro después de Vilafranca volvíamos a nuestro habitat natural, las pistas de tierra, casi 60 km de ellas cruzando algunos pueblos y con algún que otro tramo divertido para llegar hasta Alba de Tormes, este tramo se convirtió casi en una contrareloj para llegar a tiempo a Salamanca, así que de paso nos lo pasamos, muy, muy bien.
Como la Yamaha sin freno delantero y la Africa llevaban un ritmo mas lento, el Peric y servidora seguimos a buen ritmo para llegar hasta una gasolinera al sur de Salamanca cerca de Arapiles, y desde allí, llamar al concesionario para preguntar si todo iba bien y teníamos maneta de freno.

Y a eso nos dedicamos mientras esperamos al resto del grupo, pero a pesar de que todo había salido bien, y habíamos llegado a tiempo de salirnos del track, y poder acercarnos a Salamanca a recogerla, ya que eran todavía la 1 del mediodía, nuestro gozo en un pozo, bien por desidia, o bien por que efectivamente el transporte había fallado, el caso es que no había maneta.

El caso es que a esas alturas de la película, a Don Trini  casi, casi se la traía floja ir sin freno delantero, así que como al implicado parecia traerselas al pairo, optamos por no complicarnos la vida y seguir para no perder tiempo, que luego nos supondría no poder disfrutar de la ruta.

Repostamos y seguimos ruta rodeando Salamanca, como ya sabéis a estas alturas, las grandes ciudades nos dan un poco de sarpullido. Pasamos un par de pueblecillos, pero no vemos el ansiado Bar, hasta que en Almenara de Tormes optamos por preguntar, que ya es tarde y hay hambre.
Al final en el polideportivo del pueblo, donde comimos bien y barato, además había hasta piscina, que apunto estuvimos de meternos, pero no estaba abierta todavía.
Seguía haciendo mucho calor, aunque en la tele, lo llevábamos oyendo desde ayer en el otro bar que comimos, ... venia una cosa de esas que ahora les gusta mucho llamar "ciclogenesis explosiva" que mola mas que un "viene una tormenta del carajo", la tormentita, se esperaba para esa misma tarde noche en el sur de Galicia, norte de Portugal, justito, justito mira tu por donde, hacia donde íbamos nosotros.




 Con la tripa llena, seguimos con la ruta, teníamos por delante un montón de kilómetros de pistas y caminos sin practicamente ninguna interrupción, salvo el cruce de algún pueblo o el de alguna carretera.
Cerca de Santiz optamos de nuevo por separar tracks y la Africa toma una ruta alternativa, un error, por que todo el tramo que nos esperaba y exceptuando algún punto concreto era totalmente factible para ella.
De ahí a Figuerela de Sayago, se rueda deprisa, muy deprisa, pistas muy anchas, algunas pertenecientes a un parque eólico, pero a partir de ahí se convierten en senderos anchos y caminos maluchos, con algunos tramos memorables entre una espesa vegetación.



Se irían sucediendo pequeñas aldeas o pueblos a nuestro paso, Mogatar, Malillos, Abelón, Moral de Sayago y Moralina, donde nos volvíamos a reencontrar con el Tallafocs y su Africa.
Como única curiosidad que recuerde, este puente de piedra que encontramos entre Malillos y Abelón, allí en mitad de ningún sitio y con pinta de llevar allí media vida.



Unos kilómetros antes de llegar a Moralina, la meteo dio un vuelco, y pasamos del calor a tener que ponernos los monos de agua por que comenzó a llover, y con un cielo amenazante que no presagiaba nada bueno.....la puñetera ciclogenesis explosiva esa de marras nos la íbamos a comer en breve, aunque todavía no lo sabíamos.



Salimos ya todos juntos de Moralina hacia Torregamones para de ahí empalmar con la carretera de Portugal practicamente ya en la frontera que marca el Duero.
Eso si, antes de despedirnos de España a la Trini le dió por darse un revolcón y quedarse atrapado debajo de la moto, unos cuantos moratones de esos que dan miedo darían fe unos días después de los hechos.
En total serian mas de 80 km, en los que practicamente no tocamos el asfalto, y exceptuando las pistas rápidas primeras, el resto todo por caminos de los que no te puedes despistar, ni aburrir, hasta casi la frontera con Portugal, resumiendo, el puto paraíso.



Entramos en Portugal por la presa de Miranda do Douro, la cruzamos y entramos en faena enseguida. Aquí de nuevos volvemos a separarnos de la Africa.



Pero lo que hasta ahora eran lluvias ligeras que venían y se marchaban, en Portugal se convierte en una lluvia continua y cada vez mas pertinaz. Pero bueno, era soportable.
Continuamos con nuestro track con algún que otro incidente menor, en esta ocasión protagonizado por el Peric, que desde que finiquitó su Katy  ha pasado de ser el protagonista de todas las rutas, a un tío de lo mas aburrido, que no le pasa na da na.
Esta vez se cayó, pero no vayan ustedes a creer que se cayó en cualquier sitio, no, hay gente que tiene don para caer....


Si a ti te dan a elegir un sitio donde caerte, ¿se te ocurre alguno mejor que este?, mullidito, y bién blandito y humedo pero sin pasarse, para que resbale bien y no me haga ninguna rozadura, ni pupita no vaya a ser.

Pues después del incidente pasaríamos por un precioso pueblo de calles empedradas, Cacarelhos, eso si sin un alma a la vista y que con la lluvia y lo gris de la tarde daba hasta un poco de yuyu pasar por allí. Y yuyu es lo que nos entraría poco después por que el camino se convirtió en una senda y cada vez mas empinada, de esas que dices.... puff, "espero no quedarme atrapado ahí bajo y no tener que volver por aquí".
Pues fue de lo mas premonitorio el pensamiento, por que aquello se convirtió en una ratonera sin salida y para darle un poco de emoción al asunto estaba comenzando a llover con más fuerza, lo que le daba su puntito para subir por donde habíamos bajado.

Volvimos a agradecer que no anduviera por allí la Africa, que se hubiera divertido saliendo de aquella ratonera y conseguimos volver a nuestro adorado pueblito, el que habíamos cruzado hace un rato, el que daba yuyu, ese.
No habíamos avanzado nada se nos hacia tarde y la lluvia se estaba convirtiendo en un pequeño diluvio. Optamos por coger carretera y adelantar camino después de la pifia. pero apenas hicimos unos 10 km y en una gasolinera en Vimioso paramos. En esos 10 km nos cayó encima toda el agua del mundo, ni monos de agua, ni leches, terminamos empapados como pollos, helados y con cara de "pobres personas".

Había un cuartucho  en la gasolinera y allí nos quedamos, hasta nos pusieron un café y todo. Pasamos un buen rato hasta que por suerte la tormenta aflojó un poco, llenamos depósitos y salimos por patas de allí, ni track ni ostias, carretera y manta hacia Gimonde.

Nuestro Tallafocs y su Africa habían llegado ya hacia rato y ya tenían controlada una casa rural con un apartamento bien grande para todos, duchas, estufas y secadores, esa noche le iban a dar por saco a la tienda de campaña y al saco de dormir.

Final feliz, ropa secándose, ducha y una cena de escandalo, así nos recibió Portugal, mañana seria otro día.



VIERNES DIA 4 :

Hoy tendríamos un día de tierras portuguesas, por suerte la famosa tormenta ciclogenesica esa se marras o como las quieran llamar ahora pasó y quedó un precioso día de cielos azules y nubes rotas. Eso si, con terreno mojadito. Al menos no tendríamos polvo, algo es algo.

Lo bueno de dormir en un apartamento después de la calada del día anterior es que conseguimos secar casi todo,  y al menos comenzariamos el dia en buenas condiciones.
Nos esperaba un día largo y con sorpresas varias.

Salimos de Gimonde y nada mas salir nos liamos con el track, el track original nos llevaba hasta la cercana Braganza para respostar, pero como habíamos repostado en la gasolinera en la que nos refugiamos la tarde anterior, nos la saltamos. Eso nos crearia mas tarde un problemilla, luego cuento.

El caso es que atajamos track para saltarnos Braganza y la liamos parda, pero bueno, después de unas cuantas idas y venidas nos situamos y retomamos track.

Al poco de estar "on track" nos topamos con esto...



Ya, solo es un vadeo, pero hacia el final estaba muuuuuu hondo, muuuu hondo. O eso nos deciamos, correremos un tupido velo, pero este no es mi Komando, que me lo han cambiado. Se nos esta haciendo cabeza y todo, hasta el Novato que es el "echao palante" dijo que ..."bueno, nos volvemos si eso".

Asi que reculamos, dimos un rodeo y retomamos track de nuevo en Rabal, unos kilometros después.



En Soutelo nos separamos de la Africa un corto tramo que tenia mala pinta. Para reunirnos en Paramio poco después, tras un corto tramo de carretera.
Aquí volveriamos a volver a los caminos.


Unos kilometros después en Zeive, nos volveriamos a separar de la Africa en un corto tramo, pero sería la ultima vez que lo hariamos, el Tallafocs y su Africa se estaban viniendo arriba y decidimos que ya estaba bien de andar separando. El resto del track hasta Finisterre seguiriamos todos juntos.



Aquí lo tenemos listo para meterse en lios.

Y no tardaria mucho la verdad, poco despues de Dine tomamos una pista con en principio buena pinta,  que bajaria hasta un pequeño puente sobre el rio Tuela.
Pero al poco de salir del pueblo se convirtió en un enorme barrizal que hizo temernos lo peor, no a nosotros que a las malas podiamos pasar, pero no las teníamos todas con la pesada Africa.



Pero como decia su dueño "yo manos no tengo, pero patas.....", con metronoventa pasado, el Tallafocs nos demostraria hoy que efectivamente, no es el mas puesto con la moto a la hora de hacer filigranas, pero con unas buenas patas se pueden hacer muchas cosas con una Africa...jajaja.

Aqui Don Trini y su TTr en plena faena.



El caso es que conseguimos pasar el dichoso barrizal y seguir ruta hacia el puente sobre el Tuela, que seria el primero de unos cuantos, ya que esa mañana seria la tónica general, pistas que descenderian hacia profundos barrancos para cruzar algún río caudaloso y de aguas negras y profundas, rodeados de un verde intenso, pa cagarse.

Estábamos rodando por el parque natural de la Sierra de Montesinh.



Después de la pequeña aldea de Quadra, vendria otro de esos valles con su rio y su puente, después de unos cuantos kilometros de pistas rapidas.


Los puentes y su correspondiente rio se convirtieron en uno de los lugares preferidos para hacer paradas. Este cruzaria sobre el Rio Rabaçal.

Las bajadas a lo profundo del valle se convirtieron en una rutina, parada, y después subida para salir de allí. El siguiente también de cierta entidad seria después de Passos.

En este por supuesto aprovechamos de nuevo para hacer parada y echar alguna foto.



Como dato geografico, estamos sobre el Rio Mente.

Alguno se pillo muy en serio lo de sacar una buena foto....


Después del puertaco para salir del valle, entramos sin saberlo en tierras Hispanas de nuevo, pero solo por un corto tramo de 7 kilometros. Pasamos la aldea de A Trabe en la provincia de Orense, para tras un tramo de asfalto entrar de nuevo en tierras portuguesas.


Nada mas cruzar la linea fronteriza, dejamos asfalto y nos metemos en la primera "embolada" del dia. El track se complica. Nos toca enviar elementos por delante para ir investigando posibles opciones, aqui el Novato volviendo de una infructuosa excursion.

Seguimos un rato intentando seguir un track fantasma, que al menos nos da para alguna bonita foto entre altas hierbas.


Mu potito, pero hay que seguir adelante. Lo intentamos, pero entramos en una zona con cada vez mas vaguetación, hasta convertirse en una ratonera insalvable.



Aparcamos motos y nos dedicamos durante un buen rato a patear la zona intentando encontrar la salida de aquello, pero a pesar de que el track esta ahi, por ahi no hay quien pase.
Repasando ahora en casa el Google Earth efectivamente se ve un camino y justo en la zona en la que nos quedamos atrapados se ve mas vegetación, pero la imagen es del 2013, y por alli no parece que haya pasado nadie en estos últimos años.

Terminando,.... que hubo que recular.



Volvimos a una pista transitable y retomamos la carretera que llevábamos cerca de Aveleda. Pasado Aveleda y camino de Sao Vicente, el próximo pueblucho, caemos en la cuenta de que la Africa no respostó en la gasolinera en la que paramos por la tormenta, por que iba por delante, y como no habiamos repostado en Braganza, venia con el deposito en reserva.

El caso es que la zona hacia dondes no dirigiamos, gasolineras, lo que se dice gasolineras, ahi en medio del monte, como que no habia muchas.
Preguntamos en Sao Vicente, pero nos confirmaron que aun optando por ir por carretera, en las aldeas que nos ibamos a encontrar en nuestro camino no habia tampoco gasolinera, lo mas cerca tenia que ser en Chaves, fuera de nuestro track.

No había mas opcion, asi que por unos kilometros dejamos el track y seguimos por carretera hacia Chaves. Pero hubo suerte y unos cuantos kilometros antes de llegar, encontramos la ansiada gasolinera que necesitaba la Africa.
Respostamos e intentamos recomponer de nuevo el track, arreamos y nos damos cuenta que nos faltaba uno.... el Novato.

Alguien se volvió a por el y lo vimos llegar cuesta bajo  agarrado a la alforja de la Africa.



Resumiendo y por no enrrollarnos, gripo el motor, asi de facil y asi de heavy. Paró en la gasolinera repostó y cuando intento arrancar de nuevo oyó un ruido que el mismo nos dijo, no quedaba la menor duda, sonaba a algo serio.
Y asi fue, por suerte estabamos en un pequeño puerto y pudimos remolcarlo facilmente hasta Outeiro, poco antes de Chaves, donde establecimos un gabinete de crisis.

Como las penas con pan son menos penas, mientras decidiamos que haciamos, casualidad mira tu por donde que habia alli un restaurante de menu, donde comimos mucho y bueno.

Estabamos a apenas unos 5 kilometros de la frontera con España, y habia alguna duda de si la asistencia lo recogeria o nos pondrian pegas. Pero el caso es que accedieron a recogerla y ademas a llevarnosla a Santiago de Compostela, al hotel donde teniamos previsto llegar, ya que alli, el domingo vendria una furgoneta a recogerlas a todas.



Asi que aqui se acabó la ruta para nuestro Novato, toco montarse en la grua y tirar para Santiago, a esperarnos alli, donde teniamos previsto llegar el sabado, mañana para mas señas.

Tras la comilona y despedirnos del Novato, los cuatro supervivientes decidimos ir a retomar el Track que transitaba mas al norte, jugando con la linea fronteriza en todo momento, aunque casi siempre en Portugal.

Subimos hasta Vilarelho da Raia y justo ahi retomamos ruta, todavia quedaba mucho dia por delante. Y para que el espiritu no decayera enseguida el track nos metió en faena. Las lluvias del dia anterior dejaron algunas zonas "al punto".
El que mas se "divirtió" como es de suponer fue el Tallafocs y su Africa tirando de patas.



Como comentaba antes, a estas alturas habiamos decidido que habia que dejarse de mariconadas e ir todos por el mismo track, nos olvidariamos del track alternativo para la Gorda.

Tras este tramo, vinieron unos 30 kilometros de disfrutar, de caminos, alguna senda y sobre todo el cruce de pequeños pueblos de calles empedradas.


Soutelinho da Raia, Vilar de Perdizes, Santo André.........


Y finalmente Gralhas, donde terminaba este paseo relajante, disfrutón y cuya monotonía solo seria rota por alguna que otra cabrichuela suelta que andaba por alli.....


El caso es que a pesar de todo, y cuando habiamos dado por perdido casi el dia, la tarde estaba resultando de lo más provechosa.

Despues de Gralhas la película cambiaria de guión, y por las faldas de la Sierra do Larouco a la Africa se le complicarian un poco las cosas.


Optamos por tirar para arriba y hacer una exploratoria a ver como estaba el tema mas adelante, por que desde luego el tramo inicial no pintaba muy bién.

El caso es que parecia que la cosa no fuera a más, asi que el de la Africa se lio la manta y para arriba.


Total, que si no llega a ser por la Africota nos habriamos aburrido de lo lindo esa tarde...jajaja


Lo bueno de meterte en lios y salir es el subidón, es lo que tiene.
El caso es que pasamos el tramo malo y pudimos seguir track con el pico del Larouco a nuestra derecha.


Una vez arriba, el camino termina en un camino asfaltado que sube hasta la cumbre, por esta zona se pueden visitar algunas curiosas formas rocosas, pero no estamos para turisteo, es lo que hay, tenemos que seguir.

Pero antes, la parada de rigor despues de haber conseguido subir todos hasta arriba, abrazos, risas,
"quebuenossomos", ... ji ji, jaja, y todo esas cosas que ya sabeis si estais leyendo esto.



Todavia nos quedarian un par de encantadores pueblines por tierras portuguesas, Padornelos y Padroso, justo antes de coger la pista que nos llevaria hasta la frontera con España.



Nuestro querida patria, nos recibiria de esta guisa......



Aqui nos agarraremos al topicazo de siempre,.... "la foto no le hace justicia"..,la cuestecita tenia su cosa. Con nuestras ligeras 600 y mas aun la 450 te tiras, con mas o menos maña toda la mierda rula y au.
Pero con un bicho de esos mas grandes de ahora... puf, no se yo.



Aqui el Tallafocs deshojando la margarita "me tiro, no me tiro", mientras la Trini está en faena.
Resumiendo y como no podia ser de otro modo, se tiró volviendo ha hacer valer sus patas prodigiosas y por fin.... volviamos a estar en España y olé.



Los primeros puelos que encontrariamos serian Vilar y Randin en la provincia de Ourense, que nos recibirian con el verde infinito.


Y aunque comenzamos a tener que hacer mas asfalto del que deseariamos, seguiamos encontrando tramos muy guapos a nuestro paso. Mas aun para una panda de sureños como nosotros.



Iriamos alternando tramos por asfalto y otros por caminos, hasta A Granxa y Cados, donde dejariamos la zona mas frondosa y habitada para comenzar poco a poco a ascender por una buena pista.


Esta pista discurre a unos 1200 metros de altura en todo momento, durante unos 20 kilometros.



Aunque divertida, se nos hizo eterna. La pista va cambiando, en general es ancha, pero te podias encontrar desde un barrizal , hasta un arenal, pasando por verdadero pedregales y algunos charcos de los que te puedes ahogar si te caes.
Por supuesto hubo tiempo para la paradita.... of course. Aqui el amasijo de TTR´s y Africas



En uno de esos charcos que comentabamos anteriormente, tuvo su minuto de gloria el tio Peric, y es que andaba el hombre aburrido al parecer y decidió darse un chapuzón en uno que le pareció apropiado al hombre.
Coñas aparte, casi muere ahogado literalmente, la cosa fue seria.... la pena es que no hay documentos graficos que lo certifiquen.
El descojone fue proporcional al nivel de hundimiento que alcanzó.  Lo malo fue que era tarde, estabamos a cierta altitud y comenzó ha hacer algo mas que fresquito.




Resumiendo, que alguien las iba a pasar canutas hasta que llegara el descenso hacia Grixó y Aldea de Deva.

Con todo el lio, olvidaba comentar un pequeño detalle menor, y es que la rueda trasera de mi TTr comenzo ha hacer extraños apenas entramos en tierras hispanas, y la cosa andaba en aumento.
Adivina, adivinanza, .... dos rodamientos, uno murió, su hermanito queria su dosis de protagonismo, lo que nos temiamos cuando el primer dia solo pudimos cambiar uno de los dos, estaba al llegar.

Pero el caso es que con la rueda bailando a ratos y con unos sonidos pelin alarmantes a ratos, el trasto iba tirando, asin que.... ni caso.

Seguimos track hasta Cortegada, donde teniamos previsto el repostaje, eran sobre las 10 y aunque todavia habia cierta claridad, a estas alturas andabamos ya algo jodidos la verdad, yo acojonado con la rueda trasera, el Peric al borde de la hipotermia despues del chaupuzón y Don Trini y Tallafocs, imagino que cansados también.

El caso es que como siempre, seguimos, cuando todo apuntaba que debiamos parar ya... pero claro, es lo que hay, asi que seguimos unos 15-16 kilometros mas, que se hicieron eternos.
Mi rueda comenzó de repente a "bandear" de un lado a otro y a emitir un ruido espeluznante, que no presagiaba nada bueno. La velocidad maxima en este trayecto seria de unos impresionantes 20-30 Km/h por una carretera, de noche y con miedo a quedarnos tirados alli en medio, con frio, hambre y cansados... que panorama eh !!! jajajaja, si, si ahora te ries, pero tenia su puntito.

Bueno por fin en A Cañiza, sobre las 11 de la noche, decidimos plantarnos, nos dieron de cenar en un bar, cenamos de lujo, nos recompusimos y con unas cuantas cervezas las neuronas comienzan a funcionar un poco y todo va mejor..jeje.

Preguntamos donde dormir, pero no habia nada, seguimos averiguando y resultó que habia un camping alli cerca, llamamos y tuvimos toda la suerte del mundo, estaban preparandose para la apertura estival, no habia problema nos darian una cabaña.

El puto paraiso.


SABADO DIA 5 :



Pues tan solo quedaba ya un ultimo y corto tramo para llegar a Fisterra, para de ahi ir hasta Santiago por carretera ya, para el final de fiesta.

Esta vez y por mucho que doliera, la opcion mas logica era abortar en mi caso, llamar a la asistencia y tirar para Santiago para reunirme con el Novato, que estaba instalado alli, como un señor.
La idea era llegar a Fisterra a medio dia, para no llegar a Santiado demasiado tarde. Asi que esta seria la mejor opción, ya que ir a un taller, e intentar solucionarlo, nos llevaria probablemente toda la mañana, y no habia tiempo para tanto.

Asi que los tres mosqueteros seguirian hasta Fisterra.
El caso es que poca crónica puedo hacer, como no sea la ruta de bares que nos marcariamos el Novato y servidora por Santiago.

Mal no se lo pasaron estos cebrones....., cargaron los trastos en la grua y se fueron de rositas, hasta tuvieron tiempo de hacer el chorra, por lo que he podido ver en los videos.



La ruta por lo que comentaron, muy guapa y asequible para la Africa.




A ver si consigo que alguno de los tres le de la vena literaria y nos la cuenten, sino, asi se queda.

Desde el Monte Pindo y ya con Fisterra al fondo.



Mientras tanto el Novato y servidora alquilamos un coche en Santiago y nos fuimos para Fisterra, no llegariamos en moto, pero llegariamos.

Aqui el Peric por el paseo de la playa de Ézaro, los andabamos siguiendo los ultimos kilometros sin que se enteraran.



Al final los pobres llevaban un mosqueo del quince, andaban charrando por los intercoms..."llevamos un coche detra haciendonos fotos desde hace un rato ..."   jajaja



Y por fin, despues de cinco dias, que parecian cinco semanas los tres supervivientes llegaron a Fisterra.


Y poco mas, que os voy a contar, pues lo que ya todos sabemos, que mola mucho llegar aunque sea arrastras al destino, pero lo que de verdad mola es el camino.

FARO DE FISTERRA



Lo de despues.... pues eso,  como dicen en Las Vegas, lo que pasa en Santiago, se queda en Santiago.





Saludos desde la Ci.

2 comentarios:

  1. Acabo de leer la parte de crónica que me faltaba. Magnífica crónica y de nuevo una gran aventura. Con muchos problemas en el camino, pero bien resueltos. Los gabinetes de crisis funcionaron bien y pudisteis llegar todos a Fisterra, aunque algunos fuerais en coche. Estoy valorando llevar rodamientos dentro del kit de herramientas y repuestos, porque veo que nunca se sabe. Manetas de freno y cambio si suelo llevar, porque ya he roto varias.

    A seguir así!! Espero que la próxima aventura llego pronto. Salu2!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Tarifa 2014