Próximos eventos.

- No hay eventos.

miércoles, 13 de julio de 2022

KP TET Balkans 2022. La Crónica (1ª Parte)


Pues ahi va lo que pretende ser una crónica del sin duda, uno de nuestros mejores viajes, el idioma diferente y saber que estas más lejos de casa de lo habitual siempre le da su punto al viaje.

La idea, recorrer los Balcanes siguiendo parte de la Trans European Trail (TET), digo parte, por que en algunos tramos hubo variantes por diferentes motivos.

Domingo 5 de Junio

El viaje comienza mandando las motos en un furgón con remolque cerrado hasta Italia, 500€ por moto, es dinero, pero si cuentas que para llegar necesitas tiempo, ferrys, hoteles, gasolina, comidas, cenas.....realmente no lo es tanto y te permite evitarte el palizón. Otro motivo no menos importante sería  preservar los tacos de las ruedas, la ruta es offroad en su mayoría, y con previsiones de mucho barro, así que tonterías las justas.




Hago un repaso de las motos para esta ocasión:

-Mesie le Peric : Yamaha Tenere 700

-Don Trini : BMW GS 800

-Tallafocs : África Twin Adventure Sports 1100  "La Enterprise"

- Novato : GS 650 Dakar  "El Ferro"

- Dimoni : Triumph Tiger 900 Rallye Pro

De neumáticos iríamos casi todos con los Mitas E09, exceptuando la Teneré del Peric con un calzado más endurero, la Michelin Tracker F

La gran cagada fue por mi parte con la Tiger 900, ya que al ser nueva le monte los Mitas e hicimos un par de salidas muy largas de offroad junto con la Teneré, fueron mas de 1000 km de disfrutar y cogerle el tino a la moto con el modo "Offroad Pro" (imprescindible), pero lo que no podía imaginar es la fundida de tacos que me pegaría. El problema es que no sería consciente de ello hasta que estábamos cargando las motos, al comparar las E09 de mis compis recién estrenadas y mis E09 con esos poco mas de mil kilómetros. Ahi fui consciente de que tenia un problema, pero ya era tarde.

El plan el de siempre, eso nunca cambia, tienda de campaña, cocina y todo lo necesario para cierta autonomía.

Esa misma tarde cogeríamos un avión gentileza de Ryan Air que tiene línea directa Alicante-Treviso, además a precio razonable.





Llegada a Treviso y al hotel. Dormiríamos en un "hotel" (por llamarlo de algún modo) "Pakis Style", "encantador", sin aire acondicionado, baño para compartir y como invitados, mosquitos y ruidos, ya que a ver quien era el guapo que cerraba la ventana. Eso si, estaba justo al lado del aeropuerto, que era lo que buscábamos.


Lunes 6 de Junio

La idea era que a primera hora de la mañana del lunes, nuestras motos estuvieran allí, montarnos y arrear, pero el de la furgo fue acumulando pequeños retrasos, las recogió mas tarde de lo previsto y acabamos recogiéndolas al medio día.

Como no hay mal que por bien no venga aprovechamos la mañana para ir de "turisteo" a Treviso, que todo hay que decirlo nos sorprendió, un lugar tranquilo y con mucho encanto, con canales y muchos rincones guapos.

Visita obligada a la Fontana delle Tette, un busto de una señora con un buen par de tetas por las que sale agua cristalina, aunque originalmente fue concebida para que manara vino tinto de uno de sus senos, y vino blanco por el otro, en aquella época (Siglo XVI) cualquiera podía beber de ella gratuitamente y hasta durante tres dias, no veas el colocón.


Un buen paseo, un par de cervezas, comimos algo y por fin recibimos la llamada de nuestro transporte diciéndonos que estaba a las puertas de Treviso, buscamos un callejón apartado con sombra, porque el calor era bochornoso y le enviamos la ubicación a la furgo.



Descargamos motos, cargamos alforjas y nos vestimos allí mismo en la calle. Poco después de la una del medio día estábamos en marcha, habíamos acumulado unas 5 horas de retraso nada más comenzar, venga, vamos bien.

Al poco de dejar Treviso y antes de coger la autopista de peaje, llenamos depósitos en una gasolinera. El plan era hacer los 120 km que nos separaban de la frontera de Eslovenia lo antes posible, para una vez allí comenzar con nuestro track.

Pero en la salida en Monfalcone (último pueblo de Italia), una vez pagado el peaje, la liamos y acabamos metiéndonos de nuevo en la autopista de peaje, ahora en sentido contrario, puffff. Pensamos en liar alguna "pirula", pero al final el sentido común se impuso y deshicimos unos cuantos kilómetros hasta la siguiente salida, pagamos peaje de nuevo y salimos en Redipuglia.

Pero mientras tanto había aparecido un problema, el piloto de temperatura de la GS800 de Don Trini le estaba avisando de que estaba sobrecalentada, mosqueo del 15.

Paramos en una gasolinera, averiguaciones, llamada al mecánico a España, y mientras tanto el resto nos dedicamos a refrescarnos, eran las tantas y Eslovenia parecía todavía algo lejano.

Don Trini comprobó el nivel de aceite y todo parecía estar bien.



Al final lo de la GS parecía una falsa alarma, optamos por no hacerle mucho caso y arreamos de nuevo, esta vez por carretera, nada de autopista, no la vayamos a liar otra vez. Y poco faltó, ya que es una rotonda de esas extrañas como en dos partes y con muchas salidas, pero bueno esta vez enfilamos la carretera correcta, os puedo asegurar que no era fácil, la cosa tenia su miga.

Y por fiiiinnnn !!!! enfilamos una carretera llena de curvas en ascenso que nos llevaría hasta la frontera con Eslovenia, frontera inexistente por cierto, lo único que verás será un cartel avisándote que cambias de país. Eslovenia esta dentro de la CEE, su moneda es el Euro y tienes teléfono y datos como en cualquier país europeo.



En la primera gasolinera paramos y llenamos, nunca se sabe, y además aquí es más barata. Atravesamos un par de pueblos y en el tercero, en Gorjansko  sobre las 5-6 de la tarde, paramos en un supermercado que encontramos al lado de la carretera, era hora de comprar nuestra cena.

Con las alforjas llenas seguimos con nuestro track en busca de la primera pista que cogeríamos poco después de cruzar Komen.

Y por fin comenzamos a tragar polvo, hace mucha calor y los caminos están secos, así que, es lo que hay. De todos modos se nos tuerce pronto, apenas recorremos unos cuantos kilómetros hasta que nos topamos con una barrera.

Hacemos los buenos chicos y regresamos por donde hemos venido, echando una ojeada al mapa vemos una alternativa muy sencilla por asfalto hasta retomar más adelante el track, y eso hacemos. De todos modos, estas carreteruchas no pierden nunca el encanto, cruzando pequeños pueblos, Kobdilj, Stjak y  Vrabce.


En un momento dado caemos en la cuenta que no hemos comprado botella de vino para la cena, asi que paramos en el siguiente pueblo, Podnanos, y preguntamos en un bar a ver si hay suerte, y de paso nos tomamos una cerveza que la tarde se va haciendo larga. Nos venden vino de barril, ni fu, ni fa, digamos que se podía beber.

Eso si, la cerveza supo a gloria.


Asi que ahi estábamos, si la ruta hubiera comenzado a esas 9-10 de la mañana prevista, lo suyo era estar en la Eslovenia profunda, metidos en faena y con un montón de kilómetros de track ya hechos, la realidad era otra, eran las siete de la tarde pasadas, y aqui no es como en España, estamos muy al este, y el sol se pone mucho antes que allí, comenzaban a quedar ya pocas horas de sol y la panda esta, andaba  allí repantingada con el cervezote en la mano y de chachara, tan solo llevábamos 55 km recorridos en Eslovenia y apenas una docena de ellos de pista facilona,  no habíamos cogido ni polvo para disimular un poco.


Con la botella de vino en las alforjas y ya hidratados seguimos ruta, a partir de aquí termina por fin el asfalto y comienzan las pistas y los caminos. Tomamos una buena pista en principio que ascenderá hasta los 1200 m. (Podnanos estaba a 170 m.). A la altura de una casa de campo en la que hay un restaurante, hacemos una parada (tranquilos no era para tomarnos otra cerveza), esta vez para ajustar la alforja derecha de la GS650 que andaba rozando con la cadena, cosas del desdicha de su dueño.



La pista comenzaba a ser monótona ya, aunque todavía estamos en las primeras y siempre impacta el ir metido en un denso bosque, pero cuando ya te estabas como adormeciendo a esas horas del atardecer con la monotonía, ¡ zas ! de repente la pista se acaba en una pequeño descampado y el track sigue en ascenso por una estrecha senda metida igualmente en un denso bosque, subidón de los buenos, no seria mucho más de un kilometro, pero consiguió que nos metiéramos de lleno en el viaje y en lo que nos esperaba.



La estrecha senda, tenia su magia con los rayos del sol poniéndose entrando entre la vegetación y también tenía un par de pasos de esos con "game over" a la derecha que le pusieron su punto, pero acabó pronto, volvimos a una pista de nuevo, pero como decía antes, fue como un antes y un después. Estábamos en la TET de los Balcanes, no había duda.


Y poco más ya ese día, unos 8-9 kilómetros después y con el sol ya escondió, pasamos por una especie de área de picnic, con mesas, una barbacoa y una cabaña cerrada. Decidimos que era buen sitio para acabar el día, mañana seria otro día.


Montamos tiendas, una buena cena con el vino peleón y a dormir.


Martes 7 de Junio


O como unos pies pueden estropear una bonita foto.......

Cinco de la mañana, amanece en nuestro campamento, tras una noche tranquila, seguimos con el buen tiempo que nos acompaño ayer, quizá demasiado calor andábamos pensando. Todavía no sabíamos lo que nos esperaba en los días siguientes.




Tras desayunar nuestro "pa torrat" de rigor, retomamos la pista que llevábamos la tarde anterior, a unos pocos kilómetros el rutómetro marcaba una "senda dudosa". Joer y tanto, esta "senda dudosa" no es más que un atajo que se marca la TET para llegar al pueblo de Smihel Pod Nanosom, repasándolo a posteriori en el G.E. es facil ver que puedes llegar siguiendo esa misma pista dando un pequeño rodeo.




Pero el track es el track, asi que al lio. Y el lio pudo ser gordo, el aspecto no era bueno, asi que optamos por unos tirar cuesta abajo y otros esperar a ver que contaban los de delante, por aquello de si la cosa se torcía no estar todos metidos en el embolado. Eso supuso que al final acabáramos todos perdidos por allí....jajaja. Pero la cuestión es que nada más coger la senda nos equivocamos, no tomamos el ramal de la derecha que hubiera sido el correcto, le dimos un rodeo y una vez retomado el track, y comunicado al resto que me siguieran, mientras los esperaba hice un tramo a pie en sentido contrario por el que se suponía era el recorrido correcto que deberíamos haber tomado y ahi pude comprobar que de haberlo tomado hubiéramos terminado en una trampa, un verdadero barrizal, más bién parecía una marisma.




Por suerte, involuntariamente la habíamos rodeado y conseguimos salir de allí, continuamos por una estrecha senda que acabó en una buena pista que nos llevaría a Smihel Pod Nanosom (tela el nombrecito). De ahi a Landol y ya hacia el norte por un camino hacia Predjana, para hacer la visita turística del día.

El Castillo de Predjana, un castillo metido en una cueva, Predjama parece ser que en esloveno significa eso precisamente "castillo en la cueva". Viene de paso y vale la pena parar para verlo y echar un par de fotos, además es un martes por la mañana temprano y el lugar esta tranquilo.



Seguimos por un estrecho asfalto unos 3 kilómetros, y tras pasar Bukovje, al poco pasa a convertirse en pista forestal de nuevo. Comienza ha hacer mucho calor y eso que es pronto todavía.


La pista se mete de nuevo durante muchos kilómetros en un denso bosque, y en el andamos cuando Tallafocs nos comenta que su Entreprise le esta avisando que va mal de gasolina. La cuestión es que en la primera gasolinera de Eslovenia repostamos todos menos el, que se suponía tenia de sobra y no lo necesitaba, pero el tramo de la "senda confusa" con los acelerones había hecho que se disparara el consumo y el recalculo que estaba haciendo le daba que no llegábamos a la próxima.


A medida que pasan los kilómetros circulando tranquilamente por la pista, la África vuelve a recalcular de nuevo la autonomía poco a poco y la cosa queda en el "sustillo".

Aun asi en cuanto salimos a una carretera, intentamos localizar una gasolinera en un pueblo próximo, pero no hay suerte. Optamos por seguir track y esperar que la Enterprise tenga bastante para llegar a la gasolinera prevista en nuestro rutómetro.

Serian casi 50 kilómetros de pistas forestales, metidos de nuevo en un denso bosque y luego una zona con algunos claros y en la que cruzamos algunas pequeñas aldeas.


Por los pelos pero llegamos a Nova Vas, donde estaba previsto el repostaje y donde además había un buen restaurante, con mucho ambiente además.


Lo que en principio iba a ser una cerveza y algo de comer acabó siendo la comida del día, era pronto, pero como nunca sabes lo que hay más adelante, aprovechamos y comimos. Allí conocimos a Peter y algunos paisanos mas. Peter tenia familia en Gandía y hablaba algo de español, asi que la cosa dió para un rato de charla y algunas bromas.

Peter con su flamante "Tomosaki".


Nos liamos y bien, para variar, pero al final conseguimos salir de allí escoltados por Peter, nuestro anfitrión, que nos escoltaría hasta que ya pillamos la pista forestal.


Nos esperaba otra buena tirada por el denso y profundo bosque Esloveno, mas de 70 kilómetros de una variedad de pistas y caminos sin ver  nada ni a nadie, hasta que llegamos a una estrecha carretera (aqui siempre son estrechas) que nos llevaría a un par de aldeas en una zona de claros, Novi Laci y Stalcerji.

Don Trini con su GS800.

Nada más cruzarlas, volvemos a la pista forestal, pero se nos acaba pronto y comienza la diversión otra vez, que la verdad se agradece por que al final tantos kilómetros de pista forestal llegan a ser un tanto monótonos.



Aqui, aprovechando una parada para echarle foto a mi preciada Tiger 900.

La pista se convierte en caminucho, el caminucho en senda, nos perdemos, nos encontramos, nos caemos, nos levantamos y seguimos...jajaja, la salsa del viaje, al menos hace mucho calor y no hay barro, por que no me quiero imaginar esta zona con barro fresco.


La senda sale a una zona de sembrados en la que el camino prácticamente llega a desaparecer.


Siguiendo el track conseguimos enlazarlo con la siguiente pista forestal, donde hacemos una parada a beber agua y quitarnos el casco, por que la sudada que llevamos encima con el bochorno y la "diversión" es de órdago.



El Peric y su Teneré 700.


La "Enterprise" del amigo Tallafocs.



Arreamos algo más repuestos y enlazamos otra buena tanda de pistas forestales eslovenas, para variar. A ratos muy polvorientas y en otros no tanto. 

Poco antes de iniciar un pronunciado descenso, el track nos marca a mano derecha un acceso de ida y vuelta hasta un mirador, el horno no esta para bollos, así que lo obviamos y seguimos pista hacia Dol, en la ribera del Rio Kolpa, que además marcará la frontera con Eslovenia en todo su curso.

La pista se ha convertido en carretera y circulamos durante unos cuantos kilómetros por la carretera pegados al rio Kolpa que hace de frontera con Croacia, de hecho durante todo este recorrido hay una consistente valla metálica con pinchos en la parte superior que impide acceder a la ribera del rio desde Eslovenia, al parecer el rio se lo han quedado todo los Croatas.


Y tras 24 kilómetros de preciosa y estrecha carretera por la vereda del Kolpa llegamos a la frontera con Croacia, que pasamos sin más historia, ya que pertenece a la Unión Europea al igual que Eslovenia. Aquí la moneda si cambiaria, la oficial deja de ser el Euro y pasa a ser la Kuna, aunque en casi todas partes puedes pagar en Euros (ojo en casi todas, pero no todas, al final tuvimos que cambiar un pequeño importe para algunas cosas). Otra cosa que sigue siendo "europea" es el uso del móvil, al igual que Eslovenia, llamadas y datos sin problemas ni limitaciones.


Ale, ya estamos en Hrvatska, que manda cojones ponerle eso impronunciable a un pais, nos quedaremos con su otro nombre, más sonoro y de más facil verbo. Estamos en Croacia gente.

Brod na Kupi es el primer pueblo Croata, pegado a la frontera. En este pueblo vemos un supermercado, pero bastante cutre, asi que optamos por seguir hasta Delnice, más grande, para allí comprar víveres para la cena.

En Croacia tendríamos un inesperado "regalo" de bienvenida a los pocos kilómetros de entrar en el país. Nos cruzamos con un coche en sentido contrario que nos hace largas con la luz, inocentes de nosotros pensamos que será algún motero enlatado saludando.... pero no, pasan los tres primeros y ven a unos tipos muy sospechosos, se ve que los pillamos desprevenidos, pero detrás ya avisados pasamos el Novato y servidora, el Novato va delante y veo como lo apuntan con el radar de pistola.

No supimos reaccionar y trincan al Novato, a mi no me dicen nada, así que salgo por patas, ... yo a este no lo conozco de nada...jajaja. Dejamos allí al "probe" Novato con el lio y nosotros lo esperamos unos metros más adelante escondidos como ratas detrás de una curva.

Al final con el pago inmediato, fueron 35€. Al parecer el limite de velocidad era de 60 Km/h y circulaba a 73 Km/h.

Tras tan caluroso recibimiento, seguimos hasta Delnice, donde puedes encontrar de todo ya que es de cierta importancia.

Es hora de comprar víveres, así que parada obligatoria, una cerve y con las alforjas llenas seguimos track. La salida de Delnice sería por carretera durante unos 8 kilómetros, para tomar ya la pista del track de la TET.

Al poco de ir por la pista forestal, hay lo que creo es un error en el track de la TET que te mete en un camino paralelo a la pista principal, que va empeorando por momentos y que llega un punto en que prácticamente acaba en lo que parece un pequeño claro en el fondo del valle, (ese que se ve en la foto) lleno de esqueletos de ganado. 

La continuación del track es de enduro del bueno, la cuestión es que no le vemos mucho sentido a aquello, esta claro que la TET de vez en cuando se puede complicar y mucho, pero aquello es excesivo, subir por allí seria factible con una enduro ligera de 250 o 400 como mucho, ni de coña con las nuestras.


Así que tras bromear sobre si los esqueletos que vemos por los alrededores son de ganado, o de otros incautos seguidores del track de la TET que murieron en el intento, optamos por volver sobre nuestros pasos a la pista principal, donde una vez recorridos unos cuantos kilómetros comprobamos que efectivamente todo era un error y que simplemente hay que seguir la pista que llevábamos en principio.

Ya metidos en el denso bosque Croata, nos encontramos con unos alemanes acampados en la cuneta del camino, en una zona con un pequeño ensanche, al igual que nosotros están recorriendo la TET. Nos habíamos encontrado con alguna moto en sentido contrario pero eran los primeros que encontramos en nuestro mismo rumbo.

Charlamos un poco en ingles chapurreado y seguimos ruta que llevamos mucho retraso. La pista forestal acaba en una barrera justo antes de llegar a una carretera asfaltada, pero es fácilmente franqueable por la izquierda, lo curioso es que no hay barrera ni indicación alguna en la entrada, muchos kilómetros atrás.

Tomamos la carretera durante apenas un par de kilómetros para enseguida dejarla y coger otra pista forestal, pero cuando la cosa parecía ir rodada y a buen ritmo, zas, nos encontramos con una barrera cerrada cortando el paso de la pista por la que en teoría discurre la TET, y esta no seria como la anterior, estaba bien cerrada y rebasarla no parecía tarea fácil.


No lo vemos claro y decidimos no hacer cosas raras, echamos un ojo al mapa y vemos una pequeña carretera que luego se convierte en pista que lleva una dirección similar y transcurre paralela, así que volvemos un par de kilómetros sobre nuestros pasos y cogemos la carretera.

Esta carretera nos acercará hacia la costa Croata, el paisaje se despeja y llegamos a ver el mar y la vecina Isla de Krk.

Una vez dejamos la carretera que baja hacia el mar, volvemos otra vez a los prados y vuelven a aparecer los arboles y unos nuevos invitados, caballos. En una de estas zonas de prados vemos muchos caballos, y con uno de ellos apunto esta de tener un problema el Peric y su Teneré, al que casi atropella un caballo asustado.


La cosa queda en susto y seguimos, se nos esta haciendo tarde y comenzanos a plantearnos la opción de la acampada antes de que anochezca. esto supondria un pequeño calvario, por que la zona es abrupta y no encontramos nada que se parezca a un placido prado para acampar.

Damos un par de rodeos y lo único que conseguimos es que se nos haga de noche, sin localizar nada, así que tras el "éxito" decidimos tirar hasta empalmar el track que no queda muy lejos, y una vez en el, seguirlo y en el primer lugar apropiado parar.

El primer lugar apropiado no parecía querer aparecer, y cuanto más de noche y más cansados peor se ponía la cosa, además volvemos a entrar en un bosque muy cerrado y frondoso con muy mala pinta.



Tras unos 11 kilómetros de ruta nocturna y búsqueda infructuosa de lugar de acampada la cosa comienza a ponerse tensa, y en una curva a derechas vemos lo que parece una casa, tiene una rampa de acceso con una cuerda atada y al final de esa rampa una especie de porche con banco corrido de madera, muy típico por estos lares, lo bueno es que este es enorme.

Comienza entonces una discusión sobre si es licito o moralmente aceptable invadir el porche y meternos allí, se muestran opiniones variadas al respecto, todo esto por los intercomunicadores de los cascos..... y en esas estamos cuando empieza a llover.

La decisión fue inmediata y unánime, no hay nadie en la casa, es tarde de un día entre semana y mañana arrearíamos a primera hora, tomarporculo. Tenemos cobijo.

Aparcamos las motos y nos metemos todos debajo del porche a resguardo, la verdad es que el sitio era perfecto, pudimos montar los cacharros de cocina, hacer la cena y comer como unos señores.

El día no se había dado mal, habíamos conseguido avanzar 296 Km de track, que después del desastre del primer día, nos ponía un poco en orbita de tratar de recuperar un poco el tiempo perdido.


Miercoles 8 de Junio


La noche fue más o menos movida, lloviendo a ratos y con rayos, truenos y esas cosas que molan tanto cuando estas dentro de la tienda. 

El porche además era lo suficientemente amplio para meter hasta parte de las tiendas debajo, al menos las que se montan sin piquetas, la de Don Trini no era el caso y tuvo que montar fuera si o si.

Amaneció tranquilo, pero mientras estábamos desayunando nuestro "pa torrat" comenzó a llover con cierta intensidad, así que tocaría mojarse a la hora de cargar los trastos y arrear.




Tendríamos por delante unos 20 kilómetros de preciosa pista forestal metidos en un frondoso bosque (para variar) y bajo una persistente lluvia, que no hacia más que darle más encanto a la cosa si cabe.

El bosque se aclara y la pista pasa a convertirse en un estrecho asfalto que nos llevaría hasta Brinje, donde teníamos previsto repostar en una gasolinera a la salida del pueblo.


Depósitos llenos y además parece que deja de llover, ¡venga, algo es algo!. Seguimos con nuestro track, que sale por una zona de sembrados hasta que se mete de nuevo en el bosque.

Lo que comienza siendo pista al poco pasa a ser camino, y el camino empieza a empeorar por momentos, además llueve a intervalos para mantener tierno el terreno. Llega un momento en que comenzamos a ascender y aquí es donde empiezan a complicarse las cosas.

Nos encontramos con ese típico camino que pasas en seco y piensas "puff, menos mal que esta seco, porque esto con barro tiene que ser....", pues eso, estábamos en el lugar apropiado en el momento apropiado.

El tramo no tendría más de 8 ó 9 kilómetros, pero allí pasaríamos el resto de la mañana, tuvimos fiesta y de la buena.

Al principio no parecía tanto y con un poco de tiento pasábamos todos sin más problema.


Aquí los tacos de la Mitas E09 trasera de mi Tiger 900, que daba pena verlos, y apenas llevábamos un par de días de ruta. Esos días no tenia claro que pudiera llegar a España con eso, aunque adelanto que si llegaron, pulidos pero llegaron.

La primera caída nos la tomamos a guasa, risas y hasta nos hacemos la foto típica con la moto como trofeo.


Y seguimos metiéndonos cada vez más de lleno en un bosque de cuento, y un camino también "de cuento", aunque este parecia más de terror que otra cosa.






Hasta que llegamos a una empinada y resbaladiza cuesta, con dos roderas, la de la derecha (la buena en principio) y la de la izquierda, la chunga, pero que parecia la buena.

Peric con la Teneré va el primero y consigue pasarla a pesar de equivocarse de rodera, lleva la moto más ligera, con buenos tacos y buenas manos, todo hay que decirlo.

Detrás va Don Trini con la GS800 que se queda enganchado a mitad de cuesta, el resto nos quedamos detrás de espectadores, aquello pinta entretenido.

El caso es que me hago el ánimo con mi Tiger 900 y tiro para arriba a probar suerte, mientras Don Trini recula poco a poco con la GS800 para poder tener cierta inercia, porque una vez en mitad de la cuesta de allí no hay manera de salir.

Pero arreo sin el modo Offroad Pro puesto, con lo que es como el que tiene tos y se rasca la oreja, es un por saco cada vez que paras la moto tener que acordarte de "enganchar" el dichoso modo Offroad Pro, sin el, la moto literalmente no va. Me quedo a medias, y me toca recular a mi también para coger carrerilla, pero no cojo suficiente, y me meto en la rodera izquierda, la chunga, .... total, al puto suelo.

El Peric que viene a pie de arriba donde ha dejado la moto, nos comenta lo de la rodera, que la buena es la derecha, más profunda pero con menos sorpresas. Levantamos la mía y conseguimos cambiarla de rodera, pero con los tacos pulidos conforme llevo, aquello no tracciona. Al final tirando entre todos la sacamos de allí y consigo llegar arriba.

Con la GS800 y la Enterprise, más pesadas, optamos por descargarlas de trastos para intentar subirlas.


El primero en intentarlo es Don Trini, que consigue subir la GS el solito. Ahi en la foto, negociando.

El siguiente es el amigo Tallafocs, que a grito pelao de "dejarme solo" y chillando como un poseso, consigue subirla también, ante la mirada entre sorprendida e incrédula del resto que estábamos allí para ayudarlo.....jajajaja

Detrás le seguiría el Novato con su GS650, más ligera y con menos problemas para subir, aunque fácil no lo tuvo tampoco.


Ya estamos arriba....



Ahora tocaba cargar los trastos de nuevo para seguir, después de conseguir subir la cuestecita de marras.

El camino sigue, pero no parece tener muy buena pinta, al principio nos da un respiro.


Y en un pequeño claro, hasta parece que por fin ha terminado lo peor.


Pero, no, todavía quedaba fiesta. Ahora el track seguía por una zona totalmente plana, ya no había grandes desniveles, pero precisamente en esas zonas planas, encharcadas y convertidas en lodazales seria donde tendríamos otra vez diversión. Además cada poco tiempo le da por llover, aunque no con intensidad.

En este tramo que venia ahora, creo recordar que caímos todos, quizá el Novato con su GS650 se escapara, pero el resto todos besamos el suelo y algunos, entre los que me incluyo, en más de una ocasión. Aquello se convirtió en toda una odisea.





Pero como todo en esta vida, al final es una cuestión de paciencia, e ir ayudándose unos a otros, no queda otra.

Mientras estamos allí peleando, me acerco a la parte final del tramo complicado donde esta el Peric, allí hay una bifurcación, o bien seguimos recto, o bien, a la izquierda. Me dice que el track marca a la izquierda,... pufff, cuesta arriba otra vez, me voy a pie durante unos cientos de metros siguiendo el supuesto camino que tenemos que tomar y se confirman los peores augurios, aquello es más de lo mismo, pero además de cuesta arriba con barro y piedras, es que no le veo fin, camino un buen rato y aquello sigue, y sigue ascendiendo.

Vuelvo teniendo claro que lo que nos marca el track no es opción viable, y que no queda otra que seguir recto y ya veremos que nos encontramos, mientras tanto vamos llegando todos al final del tramo poco a poco.

Allí andábamos recomponiéndonos de lo que acabábamos de pasar, cuando oímos sonido de motos  acercándose, de repente aparecen por allí dos motos con dos armarios encima, eran dos alemanes y venían por donde nosotros estábamos pensando tirar, uno con una 701 y el otro con una KTM 790, lo  fuerte es que llevaba ruedas mixtas, pero mixtas por llamarle algo, por que más bien diria que eran de carretera.

Pero lo que nos dejó impresionados a todos fue lo limpio y pulcro que iba el colega de la KTM, un tío con clase, modelito trail de ultima hornada y por no tener no tenia ni una mota de polvo, ni una mínima manchita, ...... nada, todo era mirarlo a ver, pero el tío estaba "nickelao", el de la 701 iba un poco mas espartano, pero también estaba limpito, aquello contrastaba y de que manera con nosotros y nuestras motos, joer... si es que estábamos rebozados en barro.

No veas la alegría que nos dio verlos, si aquellos dos habían llegado hasta allí de aquella guisa, es que nuestro infierno había terminado.

Y así era efectivamente, el Peric se había equivocado con el track,  la ruta era seguir de frente no a la izquierda por aquella subida infernal, y a aquel camino apenas le quedaban unos 50 metros, terminaba en una pista de grava sin pizca de barro.

Nuestros, vamos a llamar "salvadores" eran alemanes, no terminamos de entender bien, pero parece ser, que estaban haciendo algunos tramos de la TET, el de la 701 llevaba algunos trastos el otro casi nada. Nosotros hicimos lo que pudimos, les intentamos avisar de lo que se les venia encima, pero no pareció amedrentarles, una pena, con lo limpitos que estaban.

La KTM 790 es buen trasto sin duda, pero joer, con esas ruedas, diversión asegurada.


Durante toda la mañana nos estuvimos riendo y cruzando apuestas con el de la KTM de si habría conseguido mantener ese look "nickelao"....jajajaja

La pista forestal que hemos cogido efectivamente no tiene complicaciones, tiene mucha grava y a pesar de las lluvias recientes no hay barro, serán unos 14 kilómetros de relax, después de la agitada mañana que hemos tenido.



Hacemos una parada justo al llegar a una mala carretera, justo al lado de donde hemos parado nos encontramos con un cartel que por desgracia puedes ver frecuentemente y que te recuerda que no hace muchos años todos estos lugares fueron escenario de una cruenta guerra. El cartel dice algo asi : "NO TE ACERQUES, Hay un gran peligro de minas en esta zona".
Curiosamente los vimos más en Croacia que en Bosnia, donde pensaba era más facil encontrarlos.



Poco después llegamos a una zona de algo que parece una zona pantanosa que bordeamos, hasta llegar a una estrecha, estrechísima diría yo, carretera, que dejaríamos 7 kilómetros después, para coger una pista.


Cuando hablamos de carretera estrecha es esto que se ve en la foto, ahí no cabe ni un coche, no digo ya como se crucen dos.

Nos espera otro buen tramo de pista forestal, unos 24 kilómetros, de los que habría un poco de todo, al principio la pista estaba muy encharcada y con barro, lo que nos hizo temernos lo peor, pero no fue el caso, era un barro de estos que perdonan, y lo más que hicimos fue mojarnos un poco más de lo que ya estábamos, por que además justo en ese tramo comenzó a llover con fuerza de nuevo. 




De repente paró de llover, y hasta parecía que el sol quería salir, la pista volvió a cambiar a  rollo "gravel road", pero con un aliciente, las lluvias recientes la habían dejado hecha polvo y llena de regueros. Pero en general no tuvo más historia, más allá de un recto que se marcó el Peric con su Teneré sin consecuencias, y de un tortazo que se metió la Trini con su GS800, que pudo ser serio por que en ese tramo íbamos rápido, pero como este tío tiene un "angelito" que cuida de él, se levantó se limpio un poco, desdobló un par de cosas y arreando.




La pista acabaría en una carretera que nos llevaría en apenas 300 metros a Vrhovine, donde en la misma entrada encontramos dos templos uno a izquierda y el otro a la derecha, tuvimos nuestras dudas pero acabamos en el de la derecha, seguro que el de ahí arriba nos perdonaría.




Grill Jurcevic se llamaba el sitio, llegamos empapados, era una mezcla de sudor y agua de la lluvia, el sitio prácticamente era para nosotros, no había nadie, y era muy espacioso, así que aprovechamos, para justo donde habíamos aparcado las motos tender ropa a ver si conseguíamos secar algo, ya que el sol aparecía tímidamente.

El caso es que después de todas las penurias pasadas, dábamos por bueno lo hecho y nos liamos, y de que manera, pasaríamos uno de los mejores ratos de este viaje.

Total, que después de haber echado la mañana en el barrizal aquel y la tarde en el Grill Jurcevic, poco nos quedaba ya, dimos por perdido el día y decidimos que en los Lagos de Plitvice nos quedábamos ese día a dormir. (según mis cálculos, excesivamente optimistas me temo, deberíamos haber llegado el día anterior)

Los lagos de Plitvice son un parque nacional y la joya de la corona del turismo de interior de Croacia, para poder visitarlos tuvimos que hacer una variante en el track de la TET.



Salimos de Vrhovine por una buena carretera durante unos 11 kilómetros, ahí cogeríamos una  de las típicas carreteruchas super estrechas hacia el norte, para intentar entrar por la puerta trasera a Plitvice, por el sur, ya que por el norte parecía más complicado, como efectivamente comprobaríamos poco después.

Tras 5-6 kilómetros de carreterucha, cogimos una pista hacia los lagos, pero no hubo suerte, apenas unos kilómetros más adelante nos encontrábamos con una consistente barrera.



Volvemos sobre nuestros pasos, y hacemos un segundo intento por la otra vertiente de los lagos, por el oeste.
La pista, estrecha y pavimentada en algunos tramos transita justo por el lado de uno de los lagos, el mas al sur de todos y nos regala algunas vistas espectaculares.







Pero lo que no nos regala es un sitio de acampada, que al fin y al cabo es lo que andamos buscando ya ese día. Llega un momento en que la pista se aleja de los lagos para ascender hacia la montaña circundante para luego bajar hacia los lagos de nuevo, pero ya a una zona de hoteles, y eso no es lo que andamos buscando.
Así que optamos por dar media vuelta, y dar por bueno el hermoso paseo que nos hemos pegado. Volvemos al track de nuevo, por una pista pavimentada igualmente en muchos tramos y que sale con rumbo este por un tupido bosque de hayas, alucinante. 

Esta parte del track lo tracé yo, no es de la TET y lo que no sabia es que esta parte también esta incluida en el parque nacional, así que vimos los correspondientes avisos de que estábamos en parque nacional y que en teoría no se podía circular con vehículos de motor. Pero no había otra, ya que para poder ir al este hacia donde queríamos, habría que dar un rodeo monumental.



De paso seguimos con nuestra búsqueda de sitio de acampada, que hoy también se nos estaba atragantando, aquí encontramos un rellano al lado de la pista, pero estaba demasiado empapado el suelo y además no pintaba bien para esa noche y el día siguiente.
Optamos finalmente por salir a la carretera, dejar el track y subir al norte a la zona turística de los lagos a ver si encontrábamos un camping, que visto lo visto podía ser una buena opción para ese día.

Cuando pasas por la carretera junto a los lagos te das cuenta de hasta que punto aquello es turístico, los lagos ni los ves, no te dejan entrar, esta todo controlado, parkings, hoteles y controles para que pagues en el acceso, lo tienen bien montado.
Con estas expectativas, optamos por no ver esta parte de los lagos y seguimos un poco más arriba donde nos habían dicho que había un camping.

Lo encontramos, pufff, mucho nivel, muy pijo aquello, además nos pedían 27€ por persona, y encima no nos dejaban entrar la moto hasta donde queríamos acampar.

Seguimos un poco mas al norte y dimos con el nuestro, Camping Place Bear, más pequeño y sin tantas pretensiones, 15€ por persona, por supuesto la moto donde quisiéramos y además donde nos instalaron teníamos una especie de porche justo al lado, y unas mesas de picnic para poder cenar, idílico. 
En el porche pudimos tender toda la ropa para intentar que se secara un poco esa noche.



Además había lavadora, con lo que pudimos lavar algunas cosillas de urgencia.

Ese día de track previsto haríamos solo 112 kilómetros, después serian más, por las idas, venidas y la escapada al norte al camping, pero de track solo esa miseria, un desastre, ya que habíamos acumulado ya un día de retraso. ..... pero lo bien que nos lo habíamos pasado, eso no nos lo quitaba nadie.



Jueves 9 de Junio

Noche revuelta, de truenos y relámpagos, pero realmente no recuerdo que lloviera. Nos levantamos con el tiempo inestable y con previsión de meteo revuelta otra vez para hoy.
Mientras tanto en nuestro "secadero de jamones" particular intentamos volver la ropa cierta "normalidad".



Desayuno, recogida de trastos y arreando. Lo del desayuno y recogida de trastos dos horas no te las quita nadie. De todos modos como estamos muy al este y la hora sigue siendo la misma que en España, aquí a las 5 de la mañana ya es de día, así que a estas alturas ya nos estamos acostumbrando a levantarnos a las 5:30 de la mañana, eso hace que como mucho hacia las 8 estemos ya en marcha.
Luego como contrapartida por la tarde anochece antes, pero como los días en Junio son muy largos, no hay problema realmente hasta las 8 pasadas casi las 9 no comienza a oscurecer.

Deshacemos camino por asfalto hacia el sur para enganchar el track de nuevo. Nada más dejar la zona de los lagos nos encontramos con una pared de lluvia, literalmente, de hecho optamos por recular apenas unos 500 metros donde todavía no llueve para así poder ponernos el traje de agua en seco, lo conseguimos por los pelos y nos metemos de lleno en el muro de agua que tenemos en frente nuestro.
Bajo una intensa lluvia hariamos la primera parte en dirección sur por una buena carretera hacia Borje, ahí teníamos dos opciones o desviarnos a la derecha para enganchar el track offroad, o tomar una especie de atajo siguiendo esa misma carretera.
Optamos por la segunda opción, ya que vamos con mucho retraso y ese tramo del track es de "producción" propia y por lo tanto no tenemos ninguna referencia de el, eso junto con que llueve y lleva lloviendo dos días hace que optemos por no complicarnos la vida e intentar adelantar un poco.

Seguimos unos kilómetros más hacia Korenica y ahí tomamos el atajo por una tranquila y estrecha carretera que después de unos 8 Km nos deja en el track, otros tantos kilómetros más de asfalto y ya volvemos a los caminos de nuevo.






Deja de llover y aprovechamos para hacer una parada, quitarnos trajes de agua y de paso ajustar alguna cosa, la mañana se esta dando bien dentro de lo que cabe. Más adelante se despeja de vegetación y la pista pasa a ser un estrecho camino pavimentado, en medio de un paisaje lleno de grandes hoyos por todas partes. Además, como circulamos a cierta altura, tenemos unas buenas vistas de todo el valle.



Paramos para hacer una toma con el dron, que el sitio desde el cielo tenia pinta de ser guapo, y Tallafocs, que es el Master del Dron, cae en parado mientras intenta recuperar el dron que le ha hecho un extraño, el caso es que al ir sin guantes se hace un "cristo" en los dedos de la mano izquierda.
Aquí Don Trini, nuestro matasanos intentando hacer un arreglo, la duda era si valía la pena arreglarlo, o mejor amputar y listo, así no perdíamos tiempo.



Bueno, al final tuvimos compasión del amigo Tallafocs y se hizo arreglo. Seguimos ruta hacia unos negros nubarrones.
La previsión para hoy estaba claro agua, agua y más agua, nos habiamos salvado durante un rato, pero no duraría mucho. 


Seguimos hacia la aldea de Krbava donde termina el estrecho pavimento y pasamos a un buen camino
prácticamente todo recto y que incitan durante mas de 10 kilómetros a dar gas y disfrutar un rato.
El tramo termina en Ubdina, a la salida comienza la pista forestal y la lluvia, todo al mismo tiempo.
A la entrada de Ubdina vemos las cortinas de agua caer justo hacia donde nos dirigimos, así que optamos por ponernos los trajes de agua antes de que nos pille la lluvia desprevenidos.

Esto es algo que te vas a encontrar con relativa frecuencia en las pistas forestales de todos los Balcanes, camiones sacando madera en mitad de la pista, ahi no queda otra que parar y esperar a que te dejen pasar si no hay hueco por un lateral.
Siempre te van a dar facilidades, en ningún caso tuvimos ningún problema, solo era cuestión de tener un poco de paciencia.



Al menos el barro que nos vamos encontrando es llevadero, en la mente de todos está el tramo que nos encontramos el día anterior, y el que más el que menos anda pensando que hombre, con lo de ayer estábamos servidos, tampoco hacia falta tanta "diversión".
La lluvia comienza a ser cada vez mas intensa y sin visos de querer parar, y los caminos comienza a encharcarse, pero como decía sin problema para circular por ellos.



Tras una zona de prados, volvemos a meternos de nuevo en un denso y húmedo (más con la que nos esta cayendo)  bosque de hayas que recorre durante unos 12-13 km las faldas del monte Kremen (1591 m).



Acaba el bosque y de nuevo volvemos a los prados y zonas mas despejadas, hasta que llegamos a una carretera en la aldea de Bruvno.



Aqui decidimos comenzar a buscar un sitio donde comer. Mientras tanto la lluvia nos perdona un poco, aunque seguía lloviendo intermitentemente, ya comenzábamos a estar pelín hartos de tanta agua.
Siguiendo el track teníamos claro que no pillábamos un restaurante ni en pintura, asi que optamos por hacer una paralela al track por asfalto hasta la vecina Gracac, que tenia pinta de se más grande y con más posibilidades de encontrar sitio para comer.

De paso nos escaqueamos de un trozo de track e intentamos adelantar un poco. Comenzamos a ver las primeras casas y aquello tiene mala pinta, todo muy disperso y muchas casas en mal estado, empezamos a pensar si comeremos o no, preguntamos y bingo. Nos indican un sitio mas adelante donde podremos comer.




Y efectivamente, llegamos a lo que parece un pequeño hotel, mas bien pensión Villa Dijana, el sitio tiene buena pinta y además tiene terraza, que con las pintas que llevábamos y mojadas no es plan de soltar todo el lastre en ningún sitio muy especial.
Nos sentamos en la terraza a nuestras anchas, casi no había gente y pudimos comer y además de lujo. Un sitio para apuntárselo, el interior además estaba bien decorado, con buen gusto.

Mientras estábamos comiendo cayó el diluvio universal, inocentes de nosotros pensábamos que ya estaba todo y que nos habíamos escapado.
Otra cosa curiosa que ocurrió es que empezaron a llegar unas pedazo tías que flipas, a cada cual más espectacular, al final se juntaron allí siete u ocho pibones, era de esas cosas que no te cuadran, que ves como fuera de lugar, pero no, allí estaban.
Evidentemente nosotros ni nos inmutamos, estábamos acostumbrados a ver a cada cuatro arboles cosas de estas, ahi en los bosques croatas y eslovenos.

Ale, pues bien comiditos, con los ojos como platos todavía e igual de mojados que habíamos llegado, nos fuimos a seguir el track que teníamos a un par de kilómetros de allí.




Nada más salir el diluvio que ya creíamos haber superado volvió con más fuerza si cabe, puffff,..... que cansino ya.

En el rutómetro leía una anotación que indicaba "subida complicada tras cruce vías", que estaba justo nada más retomar el track y además indicaba senda, y no pista durante unos 4-5 kilómetros, asi que en un alarde de sentido común o cobardía, que cada uno decida, decidimos seguir con nuestro festival acuático por la carretera que discurría en todo momento paralela al track hasta Knin, nuestro destino esa tarde para repostar y comprar víveres para cenar.

Knin es una ciudad ya de cierta importancia, no muy grande, unos 11.000 habitantes, pero aqui si puedes encontrar de todo.
Repostamos y entramos en un LIDL justo al lado de la gasolinera, en el supermercado íbamos dejando rastro de agua por donde pasábamos, estábamos literalmente empapados aun con los trajes de agua.
No es que no aguanten, funcionan bien, pero es que fueron mas de 40 km aguantando una lluvia muy intensa.

Esto en otras épocas del año con más frio puede ser un problemón, ahora dentro de lo que cabe tenemos suerte y no hace frio, eso suaviza las cosas.



Saliendo de Knin.

La TET a la salida de Knin es por carretera, que nos llevará hasta la frontera con Bosnia-Herzegovina. Esta frontera en principio si puede ser un poco mas "pejiguera" por lo que teníamos oído, aqui dejamos ya la Unión Europea, la moneda pasa a ser el Marco (aunque al igual que en Croacia, te aceptan el euro en muchos sitios) y te piden algo más para entrar, pasaporte que te cuñan a la entrada y salida y documentación de la moto, asi como la carta verde (que ahora es blanca).
Ah y otra cosa que cambia es que se acaba la barra libre con el móvil, aqui no hay acuerdos y tanto los datos como las llamadas pasan a tarifarse como internacionales, hay que andar con ojo.

Bueno, pues ya estamos en Bosnia, y si, por si alguien se lo pregunta, sigue lloviendo, no diluvia como antes, pero sigue cayendo la dichosa agua esta que moja.

La carretera una vez en Bosnia empeora ostensiblemente y sigue ascendiendo cada vez más, maldita la gracia, Knin esta a unos pocos 250m de altitud sobre el nivel del mar pero aqui nos estamos metiendo ya en los 800-900 metros y comienza a refrescar un poco.

Y ahi andábamos tan húmedos y felices cuando a la GS650 del Novato (el Ferro a partir de ahora) le dio por amenizar la fiesta.
Que si oigo un ruido raro, que la rueda hace algo raro, que aqui pasa algo raro...., en resumidas cuentas la rueda trasera tenia un problema, no acertamos a ver lo que es, pero algo pasa y no pinta bien. Seguimos ruta hacia el primer pueblo de Bosnia, que seria Bosansko-Grahovo, allí paramos en una gasolinera, que además tiene al lado un bar,.... bueno, no es mal sitio.

Y en aquel bar de mierda pasaríamos el resto de la tarde. Conseguimos unas cajas vacías y montamos al Ferro encima para desmontarle la rueda trasera e intentar averiguar que le pasaba, en esas apareció el "solucionatodo" de turno, que más que ayudarnos, creo que nos complicó un poco la vida.



Ahi fuimos conscientes de algunas cosas, joer, hace apenas unos kilómetros antes estábamos en Croacia, con teléfono y datos, un pueblo de cierta entidad con talleres y ahora estábamos en Bosnia con el teléfono capado, sin internet y en un pueblo pequeño en el que difícilmente íbamos a encontrar nada. Joer, ya se podía haber "escoñao" unos kilómetros antes la jodía.




Eso si, para nuestra tranquilidad justo enfrente de la gasolinera teníamos el "Bates Motel" por si las cosas se complicaban tener claro donde no nos quedaríamos a dormir.
Aquello comenzó a convertirse en una situación de esas escatológicas, por llamarlo de alguna manera.
Al Tallafocs, no tengo muy claro lo que pasó, pero de repente lo oímos cantar a grito "pelao" en el bar, el hombre tiene buena voz y canta en la coral del pueblo, pero todavía no entiendo que mosca le picó, el el caso es que los cuatro borrachos que había en el bar, se picaron con el a ver quien cantaba más fuerte y más desentonado diría.
A esos cuatro se les fueron añadiendo otros tantos, que se beberían toda la cerveza del bar primero y chupitos de "nosesabeque" después, y todos junto se pusieron a cantar, y cuanto mas borrachos estaban mas y mas fuerte cantaban, asi durante 3 eternas horas.

Mientras tanto y amenizados por lo que parecía un improvisado concurso de estos de televisión rollo "La Voz", conseguimos encontrar el problema.
No nos sorprendió mucho, creo que nos ha pasado en casi todas las motos viejas, en las dos Yamaha TT, en las Katys..., los rodamientos de las ruedas, de hecho en las yamahas ya llevábamos como parte de las herramientas comunes nuestras, un par de rodamientos por si las moscas.

Ahora solo faltaba conseguirlo y cambiarlo, fácil. El "solucionatodo" seguía rondando por allí teléfono en mano, junto con una chica que también andaba con los cantores de Hispalis tomando cervezas, que hacia las funciones de traductora.

Por si aquello no llegaba a buen termino, mientras tanto llamó a la asistencia para que fueran gestionando cosas por si acaso.

Aquel no hacia más que hablar por teléfono con mucha gente al parecer, todo para solucionarnos el problema, en principio, total que al final nos ofreció que su contacto vendría mañana con la pieza desde Livno que estaba a 74 Km, nos arreglaría la moto y todos contentos, por el módico precios de 300 y pico euros creo recordar, no sabría decir ahora mismo. Nos ofrecieron quedarnos a dormir en casa de alguno de los cantores de Hispalis por un módico precio también supongo, un planazo vaya.

El Novato torció el morro y ahora si lo tuvo claro, la grúa. El "solucionatodo" se fue para dentro cabreado como un mono a escuchar el recital de sus amigos.
Al final a nosotros no nos quedo otra que meternos dentro del bar, por que nos estábamos quedando helados, cenar allí no era posible, asi que nos tomamos lo único que había, unas cervezas.
Por suerte el concurso de canto llegaba a su fin y los participantes en tan peculiar "La Voz en Bosnia-Herzegovina" comenzaron a ir desfilando de uno a uno hacia sus casas, a cada cual en peor estado, quedándonos por fin tranquilos y en silencio.

Y en esas llegó la grúa, bueno grúa, grúa, lo que se dice grúa no vino, lo que llegó alli ya de noche cerrada fueron dos chavales con una furgo y un remolque, que por lo visto no habían subido una moto a un remolque en su puñetera vida, por que si el Novato no llega a estar atento se la lían.

Y allí nos despedimos, el Novato se iría para Livno mas al sur con su moto en la grúa a intentar solucionar la avería el día siguiente, y nosotros seguiríamos con el track. 
Mañana ya contactaríamos para ver como iban las cosas y volver a reunirnos si conseguía solucionarlo.

Seria un día muuyyyy largo.

Nos abrigamos y nos dispusimos a conseguir realizar el objetivo del día, que no era otro que llegar al lago Satorsko, un pintoresco lago a 1500 metros de altitud,  rodeado de bosques y altas montañas en el macizo de Sator. Un lugar idílico se suponía y al que como decía, teníamos previsto llegar para dormir allí.
Ganas pocas la verdad, y mira que Psicosis es un peliculón, pero es que el plan en el "Bates Motel" de Bosansko Grahovo, como que no nos ponía mucho.

Asi que lloviznando otra vez y de noche arreamos para hacer los 34 kilómetros que nos quedaban hasta allí. La primera mitad seria por carretera, los siguientes 17 por pista forestal pensábamos, pero no, era un camino y además lleno de charcos en las zonas planas y regueros en las subidas, nada del otro jueves, pero es que a esas horas, de noche, lloviendo y cansados, pufff

A las 11:30 llegamos al dichoso lago, la llovizna se había convertido en lluvia y no parecía tener visos de parar, asi que aprovechamos los voladizos de el refugio que hay en el lago para escondernos un poco de la lluvia.



Nos fuimos repartiendo como pudimos y conseguimos montar tiendas sin mojarnos demasiado gracias a los voladizos, la cena esa noche sería frugal, no habían ánimos ni condiciones para ponernos a cocinar, así que cada uno comió lo que pilló y a dormir.
Según todas las previsiones, las lluvias de esta tarde serian las últimas y a partir de mañana sol y buen tiempo.
Habíamos hecho unos 260 km de track y cumplido el objetivo del día, a pesar de todo y mañana amaneceríamos en un lugar idilio, donde desayunar y seguir viaje, si además el Novato conseguía resolver su avería lo haríamos todos juntos de nuevo.

Dios ahoga pero no aprieta, pensabamos ilusos.


To Be Continued.

Saludos desde la Ci


5 comentarios:

  1. Monumental Dimoni, monumental todo..., la crónica, los momentos, el compañerismo.....
    Amor eterno al Komando.....!!!!!!
    Gracias por devolvernos la memoria...

    ResponderEliminar
  2. Buenísima la crónica , como todas!
    Si no es pasan todas esas historias no seríais el Komando Pupas.
    Dos preguntas ¿Por qué los tacos se te gastaron tan rápido, o es que ya llegaban gastados de España?
    Para tener cobertura de grúa en Bosnia, qué tipo de seguro tienes que tener contratado desde España?
    Gracias Komando! A esperar la segunda parte de la crónica y un futuro video espero.

    ResponderEliminar
  3. Los tacos llegaron ya asi, les hice poco mas de 1000 km antes, para pillarle un poco el punto a la moto (moto nueva), el caso es que no anduve con cuidado, me lo pasé muy bien...jajajaja, pero el precio que pagué fue ese, que no fuí consciente del desgaste de tacos, para cuando me di cuenta el dia de cargar las motos en la furgo, ya era tarde.
    Respecto al tema de la grua en Bosnia, la verdad es que, que yo sepa, el Novato no tenia nada especial contratado, simplemente llamó a la asistencia de su seguro, a internacional y ya está, la verdad es que ningún problema... y ya te adelanto que no seria solo una vez, aunque me callo para no hacerte spoiler...jajajaja

    Muchas gracias por pasarte a comentar Ramón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Bravo por todos vosotros! Estaremos atentos al desenlace

    ResponderEliminar
  5. Pues ya queda poco, en breve tenemos tocho-cronica con la segunda parte. ;-)

    ResponderEliminar